El actor argentino Ricardo Darín dijo ayer en la localidad uruguaya de Punta del Este que siente "un placer especial" por haber sido elegido para recibir hoy el premio Platino de Honor del Cine Iberoamericano.
"Siento un placer especial de que esto esté ocurriendo y ojalá que estos premios tengan una larga vida", expresó Darín en la rueda de prensa con motivo de la III entrega de estos galardones, que anteriormente se celebraron en Panamá (2014) y Marbella (2015).

El argentino sucede en este galardón de honor a la brasileña Sonia Braga y el español Antonio Banderas, premiados en las ediciones de 2014 y 2015, respectivamente.

Por este premio otorgado a su trayectoria dijo estar "ocupando un lugar de privilegio inmerecido" porque pese a todas las loas sobre su carrera "uno sabe que en realidad es demasiado".
Darín valoró la posibilidad que los Premios Platino brindan para la "unidad" y "confraternización" del cine iberoamericano.

"Ponen en valor que nuestros lazos son muy fuertes, de ida y vuelta, y nos retroalimentamos siempre de nuestras historias", comentó.

En la gala de hoy el actor puede sumar un segundo premio, dada su nominación como mejor interpretación masculina por "Truman" (2015), dirigida por el español Cesc Gay, filme candidato además a otras cuatro estatuillas Platino.

Darín recordó que en "décadas anteriores" había una "posibilidad de intercambio cultural mucho más fluido" entre ambos lados del Atlántico.

"La explicación a eso estaría en la distribución pero creo que es innegable que la industria americana (estadounidense) dispone de una dinámica y un mecanismo realmente muy importante y se ha encargado de ir desplazando de alguna manera las posibilidad de que conozcamos nuestras historias", expresó.
"No pretendo hablar mal de ellos pero deberíamos preguntarnos cada uno de nosotros hasta qué punto nos interesan las superproducciones o las historias de carne y hueso. A mí me encantaría poder seguir disfrutando de tantas otras cinematografías que quedaron cercenadas por una cuestión de espacio y avasallamiento de las grandes producciones y distribuidoras americanas", continuó.

En cuanto a su carrera, dijo recordar sus inicios "con cariño" pero como una "nebulosa" y afirmó sentirse "orgulloso" de haber heredado el oficio de actor de sus padres y de ser además un eslabón en la cadena en el sentido de que tanto sus hijos como sus sobrinos están siguiendo su camino.
"Nunca imaginé nada -aseveró sobre su carrera, de más de 40 años en teatro, cine y televisión- porque no tengo capacidad de planificación, no puedo mirar para adelante".

"Yo soy muy vago y voy haciendo lo que puedo, esa es mi síntesis", afirmó el protagonista de películas tan famosas como "Nueve reinas" (2000) o "Relatos salvajes" (2014).
Darín recibirá el Platino de honor en una gala que servirá para inaugurar el nuevo Centro de Convenciones de Punta del Este.

La gala estará conducida por el director, productor e intérprete español Santiago Segura, la actriz uruguaya Natalia Oreiro y el cómico mexicano Adal Ramones y será transmitida para más de 50 países por TNT para América Latina.

Además de Truman, los largometrajes que aspiran a un mayor número de premios son "El abrazo de la serpiente", de Ciro Guerra, e "Ixcanul", de Jayro Bustamante, ambas nominadas en ocho categorías, así como "El club", de Pablo Larraín, y "El Clan", de Pablo Trapero, presentes en seis categorías.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora