Un par de palabras fueron suficientes para entender lo que para Rodrigo De la Serna significa protagonizar al Papa Francisco: "Esta es una oportunidad única en mi vida". El actor encarna al Papa Francisco, desde sus tiempos de juventud, su vida como cardenal hasta ser ungido como máxima figura de la Iglesia Católica en el mundo; desde los 27 a los 62 años.
En un lujoso hotel porteño, el equipo de "Call me Francesco", la película que retrata la vida del Pontífice, De la Serna y el equipo de filmación charlaron con un grupo de medios, entre los que estuvo El Tribuno.
El filme, dirigido por Daniele Luchetti y tendrá locaciones en nuestro país, Alemania e
Italia. Por ahora, tiene tres semanas más de rodaje en la Capital Federal; luego pasará a locaciones europeas.
De la Serna reconoció que "este personaje me ofrece la posibilidad de crecer como artista. Es un personaje muy interesante para ser actuado, muy complejo y simple a la vez. Es interesante el recorrido y el arco emocional". Agregó que está muy bien confeccionado por Martín Salinas, coautor del guión con el director, es un material muy rico para trabajar. Estoy simplemente agradecido por la oportunidad que me da la vida de trabajar en un proyecto tan interesante. Es un desafío muy intenso y apasionante".
"Yo voy a interpretar la etapa del 63'' al 98'' de Bergoglio, es la parte que menos se conoce pero les aseguro que se ha hecho un trabajo de investigación muy bueno y certero que ha logrado algo muy digno y preciso de ese momento", abundó Rodrigo.
El actor de "Diario de Motocicletas" encarnará al Sumo Pontífice en su juventud y adultez, en un film basado en el libro "Francisco. El Papa de la gente", de Evangelina Himitian, que relata la infancia, la formación y etapa de la dictadura, la vida como arzobispo y llegada al Vaticano de Francisco Bergoglio.
Otras opiniones
Mercedes Morán, entre tanto, detalló que interpretará a una amiga de juventud del Papa: "Es una exiliada paraguaya comunista. Ideológicamente, estaba en las antípodas de Bergoglio, pero además del vínculo que los unía, compartían una profunda fe: él en la religión y ella en el comunismo. Estoy muy feliz y muy agradecida de que me hayan convocado para este proyecto".
El productor, Pietro Valsecchi explicó que no tienen la autorización del Vaticano, pero que el Papa sabe de la película por medio de un amigo al cual consultaron como fuente.
Sobre sus motivaciones para apostar a esta historia destacó que "cuando nombraron Papa a Bergoglio fue un momento muy emocionante y muy importante porque él salió al balcón con la gente y captó la atención de todo el mundo, no solo de los católicos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia