Las obras de Roly Arias le sacan pulsaciones a las paredes rústicas de El Teatrino. "Crónicas Chingonas" es una de las series que el artista salteño presenta por estos días en el espacio cultural recientemente inaugurado en Aniceto La Torre y Alvear. Los dibujos -madejas coloridas y enredadas- son un fugaz epílogo de la visita que hizo en octubre pasado a México, con motivo de un intercambio artístico. "Digo que son crónicas aunque estas obras son un ejercicio tramposo de la memoria. La idea fue rescatar cierto clima vinculado a la experiencia del viaje. No pretendí hacer un relato puntual y fidedigno, sino evocar sensaciones. A los dibujos los hice acá en Salta, a mi regreso", detalló Arias. Allá, en México, no tuvo oportunidad de pintar porque, en los ratos que tenía libres (dictó un taller de dibujo y se familiarizó con el circuitos artístico de la mano de creadores locales), se dejó vencer gratamente por el asombro. "Me sentí desbordado por las cosas que veía y que me pasaban. En todo había cierta extraña intensidad", confesó. Hizo falta cierta distancia y cierta pausa para procesar las experiencias vividas. El resultado fue "Crónicas Chingonas", un dinámico y atiborrado ejercicio de evocación.
Roly Arias viajó a México en el marco de un intercambio artístico que tendrá como contrapartida la visita a Salta del mexicano Enrique Garnica, en octubre de este año. "Algo que aprendí en el ejercicio del arte es que una cosa te tiene que llevar a otra y a otra... Así se va enriqueciendo todo. Si este hubiese sido un viaje condenado a ir y a volver, algo habría faltado para mí. Por otro lado, yo dejé en México mi serie 'Apart Ilusión' para que se organice una muestra", valoró Arias.
Las obras de Roly Arias susurran cosas. Por lo general, sugieren retacitos de historias. "Capaz que cada vez me esté acercando más a cierta tensión literaria -reconoce- que en un principio era mal vista por mí porque me suponía en un pretendido lenguaje visual puro".
Si hay un relato en los dibujos de Arias, no es fácil hilvanarlo. Y como del caos suelen surgir chispazos de luz, las lecturas psicoanalíticas son tentadoras a la hora de intentar arrojar claridad sobre la pintura de Arias: "La gente se entusiasma achacándome a mí cosas que jamás se permitirían decir sobre ellos. Eso me divierte".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora