Sabino Figueroa es músico, cantante y compositor. Con 41 años, ha pasado largos períodos de su vida en conservatorios y clases magistrales, pero también ha recorrido pueblos de todo el continente donde se aprende la música igual que se aprende a respirar.
Sabino compone desde un lugar profundamente personal (la expresión es subjetiva y también literal, porque tiene su propio rincón de grabación, al que bautizó Estudio Flotante). Hace música con el coraje de quienes se atreven a salirse de la uniformidad para pactar con su libertad individual. Por estos días está dándole un último golpe de horno a su quinto disco, Saltataki, y abrió una puertita de entrada a esta nueva propuesta en Youtube, colgando un video del tema que eligió como corte de difusión: "Milagro". La canción, si bien está inspirada en la festividad religiosa, ofrece una visión ecuménica y amplia de esta cita que reúne anualmente a miles de peregrinos movilizados por un mismo sentimiento: la esperanza. "Para mí el milagro es la vida misma en toda su diversidad", resumió el músico, ensanchando márgenes. El video fue realizado por Facundo Larraux y Mauricio Montaldi.
Sabino es salteño. Sus primeras incursiones en el canto fueron en un coro y luego tomó clases de guitarra con Daniel Toro en los talleres Juan Carlos Dávalos. A los 18 años se fue a Buenos Aires con la meta de formarse académicamente: se recibió de licenciado en composición. Tomó clases con prestigiosos docentes como Beatriz Muñoz, expreparadora vocal de Mercedes Sosa, y Marcelo Moguilevsky, maestro de improvisación.
El quinto disco de Sabino lleva el nombre de la agrupación que él ha fundado junto a Nadine Hjelt. "Saltataki propone una visión más abarcativa de lo que somos; una que incluye timbres y gestos sonoros de una América india, afro y latina", describió. Los roles en el dúo se reparten de la siguiente manera: Nadine en violín y voz; Sabino en composición, guitarra, aerófonos andinos, clarinete, charango y voz.
Consultado acerca de cómo definiría su propuesta musical, Figueroa se coloca el corset, pero enseguida deja notar su incomodidad y aclara: "Música salteña y latinoamericana, aunque no cumple con los requisitos tradicionales porque es más diversa. En este sentido quizá mi música sea mucho más fiel a la cultura salteña que a la música salteña estandarizada. No busco pertenecer a ningún formato predecible", subraya, y está claro que la contemporaneidad de su propuesta es testimonio de la época, marcada por la ausencia de una visión unitaria del mundo.
"Hace mucho que me liberé de los prejuicios que hay en el ámbito musical. Cuando vos empezás a estudiar armonía te marcan ciertas reglas, como por ejemplo que las quintas y las octavas paralelas están prohibidas. El sistema te pone cercos dentro de los cuales tenés que moverte. Pero en la búsqueda de la propia identidad, muchas veces uno se despoja de las reglas. Lo que a mí más me gusta es la orquestación: mezclar y superponer texturas sonoras. De esa paleta infinita utilizo a mi criterio los violines, los metales, las maderas, los sikus, los charangos y el amplio abanico de sonidos que te da la computadora", detalló Sabino.
El compositor maneja una variedad de recursos obtenidos en situación de viaje: "Cuando terminé de estudiar me fui a recorrer América para hacer una ardua investigación sobre nuestras raíces sonoras. Logré un trabajo audiovisual gigante que me sirvió primordialmente para descubrir mi propia identidad. Conocí la música que no está sistematizada ni escrita y entendí su valioso rol como vehículo de expresión". Por esta razón, y después de tanto andar, para Sabino la vida misma es un gran conservatorio. Y frente a esa riqueza, nada mejor que tener un "Estudio Flotante": "Es el lugar donde hago mis producciones. Empecé con un grabadorcito, después le añadí mejores equipos. Es móvil. Eso me permite ir a la casa de algún colega a hacer una toma de algún instrumento, o salir a la calle o al monte a hacer un registro sonoro", explicó. Y efectivamente, en sus composiciones a veces hay pájaros, viento o arrullo de cascadas.

Un video sobre el milagro de la vida

"Milagro" es el primer corte de Saltataki. El trabajo fue realizado totalmente en Salta y es un homenaje de Sabino a la manifestación de fe del pueblo salteño. Está disponible en Youtube, pero para quien lo quiera apreciar en pantalla grande, el video se proyectará hoy, mañana y el domingo, a las 20 y a las 22, en el Espacio Incaa del Hogar Escuela. La proyección se repetirá el próximo fin de semana, en los mismos horarios.
En "Milagro" participaron Nadine Hjelt en violín y coros, Osvaldo Garrido en primera guitarra, Manuel Izcaray en contrabajo, Sergio Girón en platillos, Leonardo Bavio en coros, Sabino Figueroa en primera voz, guitarra, charango, clarinete, siku, quenas y bombo. Saltataki contó además con la participación de destacados artistas invitados como Mariana Carrizo, Mariana Baraj, Mara Szachniuk y Félix Saravia, entre otros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora