Tras el mal trago y la desilusión por la ruptura con Matías Alé, decidió que era momento de acercarse a Dios. Sabrina Ravelli fue bautizada y tomó la comunión, en una ceremonia familiar y emotiva.
"Mis papás están bautizados. Pero ellos decidieron cuando nacimos con mi hermano que la decisión la tomáramos nosotros cuando fuéramos grande y llegó el día", manifestó la bella morocha en el piso de Intrusos.
Ravelli también confirmó que la madre de Alé la llamó el sábado para saludarla por el cumpleaños y aseguró que mantienen un cariño muy especial. También se mostró molesta porque su ex hizo público un problema de salud de su papá.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora