Una tarde de mates en una plaza, en 2010: "No me veía del todo contento, entonces me preguntó qué es lo que realmente tenía ganas de hacer. Yo le dije que me gustaría recorrer el mundo en bicicleta", cuenta Javier. "Y yo le dije que sí", agrega Gigí. Así comienza esta aventura. El comenzó a preparar las bicis y a juntar el equipo. Cuando ya tenían casi todo ella supo que no era una idea pasajera ni un sueño imposible.

Y comenzaron a andar. Salieron hace tres años y ya recorrieron todo el país, también Uruguay y Chile. En el camino se encontraron adentro de muchas historias que, de a poco, fueron escribiendo. Muchas están en "Se más viajero que el viento", el libro que presentan hoy, a las 19, en la Casa de la Cultura. Con lo que recaudan de la venta de los libros siguen la travesía. Estiman que la vuelta completa durará unos quince años.

Ellos, los protagonistas de este viaje largo, son Gisela Ojeda y Javier Salas. Ella es de Capital Federal y el de Venado Tuerto (Santa Fe). Javier participó del diseño de la red de ciclovías de Buenos Aires, armó el programa de marketing Mejor en bici y participó también de un proyecto de alquiler público de bicicletas. También fue uno de los precursores del movimiento Masa Crítica en esa provincia. Hacía más de cuatro años que trabajaba vinculado a las bicis. "Siempre digo que trabajaba las 24 horas en esto porque hasta lo soñaba (se ríe)", contó durante una entrevista con El Tribuno. Gisela era gerente de ventas en un local de un shopping y entrenadora física. Se conocieron andando en bici y no dejaron de coincidir.
El primero de julio del 2012 participaron de una bicicleteada masiva: 5 mil ciclistas. Registran ese día como el primero de este paseo mundial.

De aquí y del viento
Y van lento. En cada ciudad llegan, se instalan y disfrutan. "Nos gusta mucho el contacto con la gente, así que nos manejamos mucho con redes sociales y vamos conociendo a gente que nos invita a su casa. Caés en la casa de un pintor y entonces conocés el lugar desde el arte", dice Gisela.
Una de las experiencias que más los impactó fue su estadía en el Valle del Elqui, en Chile, donde se casaron por siete vidas, en un ritual de religión jade krishna.

Javier dice que cuando llegaron a Córdoba, un año y medio después de la partida, se dieron cuenta de que habían recorrido mucho y habían vivido muchas historias. Entonces empezaron a escribir el libro que, al principio, tenía veinte páginas, luego treinta, en fotocopias agarradas con un clip y con fotos impresas a color y que empezaron a vender, a $30, por el camino. "La gente nos compraba mucho así que más adelante decidimos imprimirlo bien. Ya eran dos tomos que los unimos en este libro que presentamos hoy y, el tercero, que ya estamos por terminar, va a cerrar con nuestro paso por Salta, porque más adelante queremos escribir sobre Bolivia y Perú, por donde continúa el viaje", contó. Y coinciden en que La Linda es uno de los sitios más bonitos por los que los trajo este sueño.

Antes de seguir camino, dice Javier: "Cuando uno se siente como si fuera el protagonista de una película, es porque está haciendo las cosas bien...".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora