El Conjunto Folclórico de la Universidad de Antofagasta (Cofua) cumple el 19 de este mes sus bodas de oro y para conmemorarlas invitó a celebrar con ellos a cantores, músicos y bailarines salteños. Cofua es una agrupación que se dedica a la enseñanza y la difusión del folclore. Los primeros contactos con Salta los inició con El Ateneo El Tribuno y la profesora de Folclore Elisa Arroyo (60). Justamente ella encabezará la delegación salteña formada por 20 personas y entre los que se encuentran el solista Juan Carlos Barrios (60) y la academia El Retumbo.

Estos últimos visitaron el complejo editorial El Tribuno para contar cómo palpitan esta gran experiencia que vivirán desde hoy y hasta el 18, y que los enriquecerá tanto a nivel personal como profesional.
Barrios empezó a cantar y a tocar la guitarra y el bombo cuando tenía 8 años. Interpretó todos los géneros, pero se dedicó al folclore. Formó parte de Dos para el Canto, Los Federales, Los Arabicos, Los Taguas y Tiempo Salta. Hace dos años emprendió su carrera solista con el nombre artístico de El Chango Aldana. Hace siete años fue a Chile con otra delegación, así que conoce aquello de regresar al país de origen con una nueva visión sobre el desarrollo del arte popular en el mundo. "Uno se siente orgulloso porque va a representar su cultura. Llevamos temas que hablen de la región como 'Cuando se me escape el alma' y 'La López Pereyra', que es el himno nacional salteño y el que el público pide para el final de los espectáculos", comentó.

Rodeado de los jóvenes directores y alumnos de El Retumbo reflexionó: "Los viejos folcloristas hemos hecho un camino del que ahora pueden disfrutar las nuevas generaciones. A veces debíamos cruzar ríos a pie en el interior para ir a cantar a Cafayate, Animaná y San Carlos. Me acuerdo de que con el bagualero Vázquez medíamos con un palito para ver si podíamos cruzar. Ahora los chicos tienen más facilidades".
Ángel Roberto Rojas (32) y Lorena Patricia Barrios (34) están casados hace 13 años, tienen dos hijos: Priscila (9) y Benjamín (2), y hace 12 años formaron El Retumbo en el barrio Santa Cecilia. "Una noche pensábamos con mi papá un nombre para la academia y buscábamos cosas gauchescas. Nos salía La flor del ceibo, Tranquera, hasta que llegó El Retumbo y quedó porque significa 'que se hace sentir, que tiene fuerza'", contó.

Cuando tenía 8 años Ángel formaba parte del ballet María del Rosario de San Nicolás, conducido por la profesora Elisa Arroyo (60), y fue a Chile en otro intercambio. Por ello sabe del cúmulo de vivencias culturales que espera a su grupo. De su academia irán varios alumnos, entre los que se destaca Silvia Ibarra (17). Ella baila folclore desde los 7 años y vive en el barrio Democracia. Está cursando el quinto año de la secundaria. Sobre el lugar donde aprendió lo que sabe del folclore contó: "Nos ayudamos entre todos y somos una familia. Yo siento que la academia es mi motor". Su partener Darío Ríos (19) vive en Villa Luján, zona oeste. Luego de haber elegido una carrera que no correspondía con sus espectativas, este año está dedicado plenamente al baile. Es bailarín folclórico desde los 12 años. Dice de El Retumbo: "Es un grupo, muy unido y somos todos compañeros". En 2016 piensa seguir su verdadera vocación y migrar hacia Buenos Aires para estudiar Coreografía.

A su profesor, Ángel, le gustan estos planes. "Uno los va formando a los chicos, en el folclore y como personas, y le da mucho orgulloso cuando un alumno viene y te dice: 'Profe, estoy por abrir mi academia' o 'Muchas gracias, ya crecí y me voy a dedicar a lo mío' son cosas que a uno lo llenan mucho".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora