Un estudio de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (en Pensilvania, Estados Unidos), afirma que dar un buen abrazo ayuda a eliminar el estrés y, en muchos casos, reducir los síntomas de enfermedades como el resfriado común. El equipo, liderado por el doctor en psicología Sheldon Cohen, consultó a 404 personas acerca de su estado anímico y el de sus familias y amigos, la cantidad de abrazos recibidos en un día, etc. A continuación, les contagiaron un resfriado común y les pusieron en cuarentena. Monitorearon la evolución de la enfermedad y, curiosamente, los resultados determinaron que aquellos a quienes sus familiares y amigos abrazaban más, luchaban contra la enfermedad de una forma mucho más rápida.
Tras contrastar los resultados, los expertos concluyeron que las personas que son abrazadas por sus seres queridos reducen en gran cantidad su carga de estrés e, incluso, se hacen más resistentes a los virus.
"Esto sugiere que ser abrazado por una persona de confianza puede actuar como una forma eficaz de transmitir apoyo y que, además, el aumento de la frecuencia de los abrazos podría ser un medio eficaz para reducir los efectos nocivos del estrés. Sentimos una gran sensación de intimidad y apoyo por parte de la otra persona, lo que afectaría de forma positiva sobre nuestro organismo", afirmó Sheldon Cohen.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora