Sex symbol, musa del cine indie, cantante, icono de la moda y, a sus 30 años recién cumplidos, madre. Scarlett Johansson siente que está en un momento crucial de su vida. La actriz, nueva imagen del perfume The One, de Dolce & Gabbana, ha recuperado su silueta en tiempo récord y anuncia que el mundo conocerá en breve a una nueva Scarlett.

Esta mujer, buena actriz y considerada uno de los símbolos sexuales de Hollywood, dice estar "cansada, agotada. Pero es un agotamiento bueno", comenta desde su casa, en Nueva York, dos meses después de casarse por segunda vez con el periodista francés Romain Dauriac y tres después de haber dado a luz a su primera hija, Rose Dorothy.

En estos meses de pañales y pocas horas de sueño asegura que "No creo en las lecciones. No tengo la sensación de haber aprendido ninguna lección. Bueno... Quizá una: Duerme cuando puedas", dice riéndose.

Johansson, por cierto, ha vuelto a su silueta de estrella en tiempo récord. "El cuerpo de cada mujer reacciona de forma diferente a un embarazo, y yo me he recuperado bastante rápido. Pero no he sentido presión por hacerlo. Recuperarme, sentirme bien y comer sano es parte de mi vida. Y también es mi trabajo", comentó.

No es solo cuestión de genes privilegiados. Johansson se cuida mucho. "Siempre he sido muy activa. Voy al gimnasio. Así es como empiezo el día. Es difícil encontrar tiempo, pero trato de ser constante y hacer ejercicio al menos un par de veces a la semana. Entre el trabajo y los viajes, siempre estoy en marcha. Creo que eso me mantiene en forma. No hay grandes secretos", asegura mientras anticipa que quiere pasar la Navidad como los daneses, que es el origen de su padre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora