La inocencia de su rostro lo hace pasar inadvertido, pareciera ajeno al mundo de las genialidades, aunque la verdad es otra...innumerables artistas del circuito musical construirían un pedestal para el salteño Sebastián Choque.

Su denominación laboral se rotula de productor e ingeniero en grabación, y es como el dijo una vez "un día me ví productor musical".

Y toda historia tiene un comienzo. "Mi papá tocaba el piano y mi abuelo era amigo del Tono Vaca (Los de Salta). Durante mi adolescencia conformé el conjunto Canto 4, una propuesta que nació en el colegio Tommasini, yo tocaba el bajo. Luego decidimos radicarnos en Buenos Aires, en esa ciudad empezó a interesarme la producción. Casualmente, mis primeras armas fueron los discos iniciales de Canto 4. Lógicamente que a las condiciones naturales le sumé sobrado estudio y horas de trabajo", sostuvo Choque.
Hoy, el mencionado es catalogado como uno de los "grosos" del país, artistas de gran relieve nacional trabajaron con este "poderoso chiquitín".

"Creo firmemente en que la canción es la base de toda conexión entre el público y el artista. Mi trabajo es ayudar a encontrar esa canción y prepararla para su cita con el oyente. Vestirla, maquillarla... dejarla hermosa, imponente y distinta...lista para que salga a enamorar. Mi trabajo no es un trámite, el tiempo de maduración de cada proyecto es importantísimo, hay que pensar y sentir mucho cada tema. Me gusta ponerme la camiseta de los artistas, sumarme a su búsqueda desde su perspectiva, ser su aliado", agregó el salteño.

Estuvo trabajando al lado de el portugués Da Silva y Osvel Costa...ahora viene de hacer unas baterías con el increíble "Jota" Morelli. "Son amigos que siempre están dispuestos a sumarse a mis trabajos y para mi es un lujo contar con ellos", añadió.

"Mi estudio se llama Socavón, y lo uso solo para mis proyectos personales, ahí generalmente comienza todo entre empanaditas, un vinito, algún cafe, facturitas y charla de amigos. Es un lugar de encuentro. En Salta hacemos yunta con Javier Figueroa, Ramón y Rafa Vivas, del estudio El Cerro; y en Buenos Aires con Estudios Panda, que desde los años 80 es el estudio que pica en punta en Argentina por su calidad internacional. También colabora conmigo Fernando Borjas", aseveró Sebastián.

No sabe de respiros y cada día afronta diversos compromisos. Durante los dos últimos años tuvo seis nominaciones a los Premios Carlos Gardel. "Ahora estoy abocado al nuevo disco de Los Nocheros. También trabajo en la formación del sello La Disquera".

Es un amante de su tierra, y lo disfruta junto a su esposa Soledad y su hijo Bautista, aunque en breve se sumará un nuevo integrante a la familia.

"Si bien trabajo mucho con artistas de todo el país, y viajo bastante a Buenos Aires, mi lugar en el mundo es Salta. Hoy la tecnología me permite hacer base en mi cuna natal y poder conectarme con las personas con la que trabajo sin tener que moverme tanto. Recuerdo que para el disco Zafiro, de Los Nocheros, esperábamos que nos enviaran el máster desde Londres (Inglaterra) a la madrugada y cualquier corrección o apreciación técnica era en tiempo real. Eso es maravilloso. No cambiaría Salta por nada en el mundo...sus olores, su musicalidad, su energía, su gente...vivimos en el Cielo Terrenal, diría el querido Yuyo Montes. Y es por eso que me considero afortunado de poder vivir en esta época en que la tecnología acompaña los procesos de mi labor", resaltó finalmente el salteño Sebastián Choque.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora