Joan Manuel Serrat es, sin dudas, una leyenda de la música popular en español. Llegado a nuestro país como parte una extensa gira. El "Nano" dialogó con la prensa y Bla Blax estuvo allí.

De buen humor y muy dispuesto, el catalán brindó detalles sobre su paso por Argentina, que culminará en Salta, el 13 de abril, con un concierto en el Teatro Provincial: "Los shows en el interior serán similares a los de Buenos Aires. Haciendo un símil futbolístico, tengo el equipo bastante diseñado. Las sorpresas que puedan aparecer en cada uno de los sitios estarán condicionadas a los lugares y a mis mismas ganas de modificar las cosas" explicó. Sobre la posibilidad de incluir repertorio local en el show que lo traerá a nuestra provincia, confesó: "No puedo decir ni que sí ni que no, siempre es una tentación hacer música con algún salteño, pero no puedo confirmarlo", dijo.

Además, el autor de "Mediterráneo" recordó la sesión de grabación de la "Zamba del grillo" para el disco "Todos somos Chalchaleros", editado en 2000 junto al grupo. Así el Nano consideró que aquel registro junto a los salteños fue "irrepetible". También, elogió a Mercedes Sosa: "Me gustaría que estuviera viva", dijo. Es que "Antología desordenada", su trabajo más reciente, tiene diversos duetos y manifestó que le hubiera gustado grabar con la tucumana en otros trabajos, al tiempo que sumó a la lista a colegas como Aníbal Troilo y Osvaldo Pugliese.

En una conversación cordial, entre risas y reflexiones, el artífice de "Tu nombre me sabe a hierba" se refirió a su vínculo con el público en los conciertos: "Para mi siempre ha sido mucho más importante el show que el disco. Creo que un artista da su medida en el directo. El disco, como todo proceso técnico es modificable y cualquier posibilidad está abierta. En un show no, allí el artista se muestra tal como es y tiene abierto el maravilloso camino de la relación con la gente. Es donde yo me siento muy bien. La preparación del show es fundamental, como ser humano que tiene que estar dos horas largas sobre un escenario manteniendo una intensidad de trabajo y de esfuerzo, tienes que estar en ciertas condiciones. También tienes que tener un trabajo de emisario con todo tu grupo y pensar que la improvisación está bien, pero luego de haber ensayado mucho. Primero hay que sabérselo muy bien y luego de haber ensayado, puedes entrar en otros caminos".

¿Tiene rituales o cábalas antes de salir a escena?

No tengo cábalas ni rituales. Lo único que hago es ensayar mucho, medir muy bien el espacio, controlar el sonido que voy a tener en cada sitio, para evitarme sorpresas. Eso permite que pueda salir con más tranquilidad al escenario y dejarle a los accidentes el menor espacio posible"

¿Cómo se vincula con el sistema de distribución actual de la música?

Creo que el show tiene una gran relevancia porque a partir de él puedes defender canciones que, de otra manera, pasarían absolutamente inadvertidas. Desde hace muchos años, incluso cuando se vendían discos en buenas cantidades, antes de aparecer cualquier otro sistema de distribución musical, la difusión que se hacía de los trabajos era de una canción. Sobre ella se insistía en la comunicación y el resto quedaba flotando. Es decir, que no tenías otra opción que defender el resto de las canciones a partir del directo. Quizá por eso puedo mantener en condiciones el repertorio, aunque hay algunas que pueden haber quedado dormidas en la noche de los tiempos.

¿Qué importancia le da a la palabra como vehículo de transformación?

La palabra es la forma en que nos expresamos, nos informamos, es todo. Pasaron miles de millones de años hasta que el hombre desarrolló una herramienta tan maravillosa como el lenguaje, tiene todo el valor, nos acompaña, es también nuestra manera de sentir. Cada uno de los idiomas nace de diferentes maneras de entender las cosas, el cada día. Es la característica mayor que tenemos los seres humanos, que nos diferencia del resto de los animales.

¿Cuáles son sus prioridades hoy? ¿qué le ha enseñado la vida?

Todo lo que sé lo aprendí en la vida. Mis prioridades ya pasan por la prioridad del tiempo. El tiempo que tengo, el que me queda, el que nos queda, para poder participar de esto que amo tanto que es la vida. Mi prioridad es usar el tiempo de la manera en la que yo me sienta mejor, que no quiere decir más cómodo sino tratar de evitar lo inútil, lo superfluo y usar este tiempo que me queda de la mejor manera posible. El cómo me lo va diciendo el cada día. Dedicar el tiempo a esta maravilla que es vivir. Y vivir de una manera coherente con mi entorno, coherente con la sociedad, con mi familia, con mi corazón, con mi necesidad de amar y ser amado... dejando un ratito para el fútbol.

¿Tiene pensado retirarse de los escenarios?

Puede ocurrir que desparezca, pero no por voluntad propia. No tengo, por el momento, ningún planteamiento de dejar de hacer música. No sé exactamente lo que haré el año que viene. No tengo un proyecto para 2016. Llegar al final de 2015 de una gira tan larga y tan exigente como ésta es suficiente. Hay que valorar el tiempo. Tengo la sensación de que soy inmortal, pero no estoy seguro de que no me vaya a morir.

¿Lo enamora la música?

La música me enamoró cuando era chico y no tenía demasiada información respecto de lo que era. Y me sigue enamorando. En la medida que escucho más, más la disfruto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora