Tras su operación en Estados Unidos, que se hizo para sacarse las sustancias tóxicas que Aníbal Lotocki le colocó en su cuerpo en 2011, Silvina Luna viajó a Alemania para estudiar y pasear con amigos. Y allí reflexionó sobre su presente. "Confío en mi proceso; mi salud está floreciendo porque estoy luchando y la vida tiene mucho más para darme", escribió desde su cuenta de Instagram, junto a una foto que se la sacó una fotógrafa argentina radicada en Berlín.
"Siento que este viaje recién comienza, es sólo un primer paso el que di. Me animé y me desafié a mí misma. Busqué más allá de mi zona de confort y eso en sí ya es un triunfo", agregó en el extenso posteo que dedicó a su viaje. Ahora, de todas maneras, ya está otra vez en Estados Unidos, donde vive.
Lo cierto es que luego de reponerse de un delicado problema de salud que afectó sus riñones (aún tiene desórdenes físicos que le dejaron las intervenciones quirúrgicas realizadas por el polémico "cirujano" de las famosas, quien le colocó sustancias tóxicas en los glúteos y los músculos de las piernas), Luna se tomó un tiempo para reflexionar sobre su vida y plasmó en la red social algunos de sus cambios: nuevas creencias y hábitos.
"Confío en mí; me seguiré cayendo y volveré a levantarme, de eso se trata. Ahí reside la fortaleza y la felicidad, de levantarnos y enfrentar lo que venga y lo que nos toca en karma y poder transformarlo. Transformar el veneno en medicina", sostuvo la modelo rosarina, ex Gran Hermano. Y concluyó: "Somos amor, felicidad, compasión, alegría y salud, sólo tenemos que creerlo y vivir siendo todo eso. ¡Conecta el Wifi a tu ser! Ese es el camino, esa es tu guía... Conecta con tu divinidad, el universo está de tu lado y tiene todo lo que necesitás para darte. Pensá bien, en abundancia. La vida es simple... Gracias por leerme, feliz de compartirlo con ustedes".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora