Florencia Píccolo se destaca en el espectro salteño de la danza contemporánea. Hija de Sandra, una de las principales referentes de este género en la ciudad, recurrió a una frase de Martha Grahan para referirse al significado de la danza: "Si pudiera decirte lo que se siente ni valdría la pena bailarlo".

La joven bailarina señaló: "Nosotros usamos el cuerpo como instrumento de expresión en movimiento, porque lo que nos cuesta decir en palabras lo podemos hacer, lo podemos transmitir a través del maravilloso y placentero arte de bailar", y añadió: "Bailar es una liberación constante, con un lenguaje propio en donde cada uno, a través del movimiento, busca el vocabulario que mejor le sienta, el que más lo satisface".

Florencia comentó que eligió la danza contemporánea porque es la contraposición con lo clásico,
técnicamente estructurado y conductista. "El contemporáneo me permite la liberación del movimiento, es una sensación muy placentera, el pie descalzo en el piso transmite sensaciones muy diferentes... es increíble pisar...", dijo.

Florencia también reconoció que se inició en el contemporáneo por influencia de su mamá, aunque aclaró: "Decidí abocarme porque considero que es una disciplina enriquecedora, como también es enriquecedora para los demás lenguajes de las danzas. La volvería a elegir siempre porque me causa sensaciones distintas, constantemente".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia