Luego de una prolongada ausencia en los teatros de nuestra provincia, Guillermo Romero Ismael se presentará nuevamente ante su gente. La cita será mañana martes, a partir de las 21, en el Club 20 de Febrero. El concierto de gala del tenor salteño tendrá un condimento especial, ya que como es costumbre, Ismael promueve con frecuencia a valores que se inician en el mundo de la lírica y que pronto nos representarán en los mejores teatros del mundo. Junto al destacado pianista Oscar Buriek, Romero Ismael estará acompañado por las sopranos Michelle Fogel, Lucero Solís y el tenor Tomás Giménez Lascano.
Romero Ismael es uno de los exponentes máximos del canto lírico salteño a nivel internacional.
Desde los cinco años transitó por los caminos de la música y siempre lo hizo con pasión. Muchos obstáculos tuvo que sortear a lo largo de todos estos años pero no claudicó. Con la entereza que lo caracteriza, logró sobreponerse a las adversidades. A lo largo de su exitosa carrera fueron muchas las distinciones recibidas por Guillermo Romero.

¿Después de una extensa y muy exitosa carrera, que significa este reencuentro con el público de Salta?

Subir a un escenario de cualquier parte del mundo ya es una inmensa satisfacción, pero cantar en Salta es reafirmar un vínculo hermoso con mi gente. Me hace feliz cantar para todos, aquí están mis afectos más cercanos, mis amigos y el grueso de un público que goza de mi arte y eso no tiene precio.

¿En qué etapa estás de tu carrera?

Toda mis etapas las he vivido en plenitud, pero la que viene siempre es la mejor; hoy me encuentro exultante en mi propio reino, donde el arte se sostiene gozoso ante un torrente que arrasa con fuerza arrolladora los anhelos de mi propio ímpetu; ímpetu que no descansa ni cuando duerme.

¿Qué significa tener la posibilidad de que jóvenes incursionen en el mundo de la lírica?

'Un buen alumno hace a un buen maestro'. El ser humano que tiene el don de formar personas en cualquier disciplina del arte, es un privilegiado; no hay mejor dicha que trasmitir la herencia que alguna vez tus maestros te dejaron; es inmensa la satisfacción de ver que un artista formado bajo tu dirección, se convierte en un hombre de bien y desparrama por el mundo sus conocimientos. Hoy mi orgullo se llama Francisco Brito: tenor salteño que brilla en los mejores teatros del mundo y espero lo mismo para Michelle Fogel, Tomás Giménez Lascano y Lucero Solís Simón, como de otros alumnos que brillan con luz propia como: Juan Carlos Díaz Cuello. Imar Pereira, Ivo Zottos y Valeria Acosta.

¿En Salta hay muchos espectáculos de todas clases, música, teatro etc.. Porque no hay más ópera, y zarzuelas?

Porque la infraestructura para llevar adelante un espectáculo lírico, es muy costoso, a pesar de todo, Salta viene desarrollando con ímpetu un camino promisorio con respecto a este tema.

¿Con qué se va a encontrar el público de Salta en el Club 20 de febrero?

Con el mismo de siempre, con un artista serio y comprometido con su música. Yo no concibo al arte desde lo efímero y lo superficial, para mi cada corchea y cada silencio tiene su valor. Nada de mi repertorio es elegido para satisfacer mi ego personal; yo solo soy un sirviente de una música excelsa y estoy a su disposición y siempre la pongo a ella por delante de mi propia voz.

¿Cómo creés que debe manejarse la cultura en el país y la provincia?

La cultura debe estar en manos de personas que conozcan el mapa cultural de esta provincia y del país, profesionales idóneos que hayan padecido o no, la indiferencia y la severidad de aquellos que por desconocimiento o por maldad, no supieron o no quisieron convocarlos para encaminar los destinos de nuestra cultura. No debe ser politizada, la cultura no es una oficina de contratación de artistas, ni aquí, ni en Buenos Aires. Tampoco es el ego personal de unos cuantos que se vanaglorian con el éxito de otros, o la de aquellos que no quieren reconocer sus propias raíces o la diversidad de una identidad maravillosa como la que esta provincia y este país nos ofrece. Hay que repatriar a los grandes embajadores de nuestra cultura, escritores, artistas, pintores, escultores, actores, poetas, bailarines etc., que desparramados por el mundo viven el desarraigo de un sistema que los ha mutilado por completo y se tuvieron que ir con el desazón que esto implica, llevándose a sus familias a otras tierras porque aquí no tenían un futuro claro. Voy a serenar el ímpetu de mi corazón, pero puedo asegurarle que la lista es muy larga. Propongo un plan de trabajo que nos convierta en exportadores de nuestra propia cultura, de nuestros propios talentos, sea la disciplina que sea y rechazo el sometimiento al que nos inducen los extranjeros, que impunemente nos colonizan bajo un manto de falacia cultural que no tiene ningún asidero en nuestra patria, después usted me dirá si lo mío es una falacia o si es una utopía soñar con un país impregnado de cultura.

¿Cómo será el 2016 en tu carrera?

Sera un año intenso, hay tres títulos importantes que como escritor quiero ponerlos en consideración de la gente. Se trata de una trágica lírica y dos novelas. Habrá varias giras a distintos puntos del mundo.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora