En junio de 1962, Marilyn posó para Stern en el Hotel Bel-Air, de Los Angeles, donde aparece sensual, desnuda y a color. Enrollada entre las sábanas; en blanco y negro, vestida de gala y a color.


La sesión fotográfica, que se conoce como "The Last Sitting", se extendió durante tres días, de la que resultaron 56 fotos que ahora se exhiben en la galería vienesa WestLicht y se subastarán por un valor estimado de hasta 120.000 euros, informó la agencia EFE.
"Las históricas fotografías se han convertido en un clásico. Stein se hizo famoso gracias a ellas porque son algunas de las instantáneas más célebres que existen de Marilyn Monroe", aseguró a Efe Anna Zimm, una de las responsables de la exhibición.
Con la intención de que la actriz se relajara y él pudiera captar su faceta más sensual y desenfadada, Stern le ofreció vodka y champán.
De esta manera, logró que Marilyn apareciera desnuda y juguetona, escondiéndose detrás de un fular transparente o tapándose apenas con dos telas a través de las que se traslucen sus pechos.
Seis semanas después de la sesión, el 5 de agosto de 1962, murió Monroe, a los 36 años, por una sobredosis de barbitúricos en su residencia de Brentwood (California, EE. UU.).
El forense calificó la muerte como "probable suicidio".

Las fotografías de moda de la serie, originalmente encargadas por Vogue como un homenaje a la carrera de quien era ya un mito sexual y una gran estrella de Hollywood, tardaron dos décadas en ser publicadas.
La subasta coincide con el 90 aniversario del nacimiento de Norma Jeane Mortenson, la que más tarde sería conocida como Marilyn Monroe, el 1 de junio de 1926 en el condado de Los Ángeles.
En la subasta también se incluyen otras imágenes de Monroe, entre ellas una de otra de sus memorables sesiones: "Marilyn Monroe on Red Velvet", en la que la actriz posó desnuda sobre una sábana roja para el fotógrafo Tom Kelley en 1949.

Instantáneas de Hitchcock, Audrey Hepburn, Los Beatles, Pablo Picasso y Sophia Loren también serán subastadas, junto con las de Monroe el próximo 10 de junio en Viena.
Entre esas otras imágenes se destaca el famoso retrato del Che Guevara con un puro en la boca tomado por el fotógrafo suizo René Burri en 1963.
Se espera que la subasta atraiga a coleccionistas privados de China, Europa, Japón, Estados Unidos, entre otras partes del mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia