"Cuando uno se muestra auténtico, a la gente le llega", dijo en diálogo con Clarín, Mariana Baraj. Radicada desde hace cinco años entre Cerillos y La Merced y de paso por su Buenos Aires, donde pasó sus primeros 40 años de vida y ahora llegó para presentar en sociedad su sexto álbum solista, Vallista, la artista aseguró que no extraña el ritmo de la ciudad. En una entrevista que le realizó el periodista Eduardo Slusarczuk, habló de su gira por Japón y de cómo vivir en los valles salteños cambió su música.
"Con el movimiento de los viajes para presentar mi música ya tengo cubierta mi cuota de adrenalina y del ritmo citadino", dijo la mutiinstrumentista, cantante y compositora, que dedicó un mes entero -actuó en 20 ciudades, con diferentes formaciones de músicos locales- de este año a mostrar su arte en Japón. "Ellos, en mis shows meditan", dice. "Es que las cosas se tocan; mucho de lo que yo hago, les parece música japonesa. Por momentos, Anna Sato, una cantante de allá con la que compartimos un recital, parecía una coplera, y yo una japonesa", cuenta.
"¿Qué sucede cuando compartís tu música en tu nuevo lugar de residencia, de donde tomás sus raíces para luego someterlas a tu propia mirada, marcada por el jazz y por el rock, entre otras influencias?", le preguntó Clarín. "Por ahí, por momentos la ven como algo raro. Pero siento que llevo lo que hago a ese lugar de una manera natural, no es algo forzado. Y cuando uno se muestra auténtico, a la gente le llega", dijo. "¿Qué lugar ocupa "Vallista" en ese marco?", continuó la entrevista. " 'Vallista' es un término muy específico, que nombra a la mujer del Valle de Lerma, o de los Valles Calchaquíes. La canción Mujer Vallista, precisamente describe a esas mujeres con las que interactúo todo el tiempo. Son ellas quienes me venden las empanadas, las que están en la plaza haciendo las tortillas de rescoldo, y las que cantan las coplas. Mujeres con las que empecé a sentir una gran identificación", respondió Baraj.
Comentó que la conexión con este tipo de música se dio a través de su abuela, Paulina, que nació en Santiago del Estero, y a quien recuerda vestirse igual que estas mujeres. "Y como mi abuela, seguramente muchas de ellas nunca conocieron el mar; algo de lo que habla la canción", contó.
"Estoy en un lugar muy inspirador. Mucho más inspirador que otros lugares", dijo para referirse a Salta la cantante, en otro de los pasajes de una entrevista que resume su trayectoria y talento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora