Mañana comienza el segundo taller que dará la Quipi en El Teatrino todos los sábados de julio y agosto de 15 a 17. El primero terminó hace menos de un mes y los alumnos están preparando la muestra que será en unas semanas. "Fue una experiencia nueva, muy satisfactoria; vinieron con una idea y se fueron con otra", aseguró La Quipi a El Tribuno. "Algunos se fueron abrumados porque parece fácil ser gracioso y escribir sobre las cosas que me hacen reir. Pero escribir para que un extraño se ría tiene su técnica y después decirlo con esos recursos se hace más complejo", expresó la docente. "Para ellos es un desafío y para mí también mostrar cómo se hace, la cocina del humor", manifestó.

En unas semanas recibirá la placa que la nombra artista destacada de la ciudad en el Concejo Deliberante. "Tengo ganas de hacer un stand up para ellos, con contenido y guiños políticos. Quiero ver cómo funcionan como público, siendo protagonistas de lo que se va a decir", explicó.

Hoy comienza el segundo taller que dará la Quipi en El Teatrino todos los sábados de julio y agosto de 15 a 17. El primero terminó hace menos de un mes y los alumnos están preparando la muestra que será en unas semanas. "Fue una experiencia nueva, muy satisfactoria; vinieron con una idea y se fueron con otra", aseguró La Quipi a El Tribuno. "Algunos se fueron abrumados porque parece fácil ser gracioso y escribir sobre las cosas que me hacen reir. Pero escribir para que un extraño se ría tiene su técnica y después decirlo con esos recursos se hace más complejo", expresó la docente. "Para ellos es un desafío y para mí también mostrar cómo se hace, la cocina del humor", manifestó.
En unas semanas recibirá la placa que la nombra artista destacada de la ciudad en el Concejo Deliberante. "Tengo ganas de hacer un stand up para ellos, con contenido y guiños políticos. Quiero ver cómo funcionan como público, siendo protagonistas de lo que se va a decir", explicó.

¿Quién puede asistir a tu taller?
Puede asistir cualquier persona que esté dispuesta a subirse al escenario a hacer stand up o cualquiera que crea que los recursos del humor le van a servir en su actividad, ya sea en la palabra escrita o para hablar. Hay gente que ha tomado el curso y que es docente, abogada, que quiere tener un poco más de soltura, que es irónica escribiendo, pero quizá es tímida para hablar. A lo mejor no todos quieren subir al escenario, no se obliga a nadie. La idea es que se vayan con la idea de que se puede escribir humor, que básicamente es un proceso mental y que después se lo puede llevar al escenario o a cualquier actividad. Tiene su técnica, su secreto; hay muchas formas de llegar al humor.

¿Cuáles son los requisitos?
El único requisito es saber escribir y el compromiso de escribir en la casa también, estar atento, ser observador y estar dispuesto a probar y descartar las ideas geniales y grandiosas que no provocan la risa. Acá el único objetivo es la risa.

¿A quién le puede servir?
A gente que lo necesita como oradores o docentes; a veces el humor es un buen recurso para romper el hielo, para captar la atención. Si está bien hecho, la gente se despertó en un curso aburrido; lográs su atención y la tenés en la palma de tu mano. Hay que incorporar las herramientas, con un par de fórmulas que aprendés, las incorporás de forma natural. Para escribir yo siempre recomiendo a mis alumnos que ensayen en las redes sociales. Yo empecé de esa forma y ahí me di cuenta de que era graciosa. Escuchar cómo suena lo que leemos, que tenga la voz propia, que parezca natural, ensayar de qué manera puede funcionar; es milimétrico el humor.

¿Se aprende a ser gracioso?
Se aprende a escribir humor, no se aprende a ser gracioso. Las herramientas de humor te hacen llegar a ese lugar, te enseñan a descubrir tu propia voz cómica. A la hora de escribir todos tenemos el mismo desafío. El texto tiene que estar bien construido, con una estructura con determinados parámetros, tiene que sonar al comediante, ser orgánico y fluido. Al monólogo de humor lo labura en el papel el comediante solo, después se prueba, se corrige, se pule, se descarta mucho hasta llegar al resultado perfecto. Muchas veces termina de pulirse en el escenario. Alguien del público te tiró algo desde el fondo, vos le respondiste y se rieron todos, eso queda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora