Se impuso el pop. El disco 1989, con el que Taylor Swift rompió las fórmulas este año, se llevó el máximo galardón de los premios Grammy el lunes por la noche en Los Ángeles, en dura competencia con otros cuatro álbumes de todos los estilos posibles. Entre ellos To Pimp A Butterfly, del rapero Kendrick Lamar, que tenía 11 nominaciones, un reconocimiento a la música rap sin precedentes, pues son raros los casos en que el hip-hop ha conseguido entrar en los premios generales y superar las categorías específicas de rap y R&B.

Lamar fue el ganador de la noche por número, con cinco grammys, pero confirmó la imposibilidad del rap de discutirle al pop la categoría de música de masas. El disco del año fue para la canadiense, la canción del año para el británico Ed Sheeran y el éxito del año, entendido como producto, es el contagioso funk de Mark Ronson y Bruno Mars "Uptown Funk".

Con solo 26 años y una década en la industria, Taylor Swift es la primera mujer en ganar dos veces el premio al álbum del año. La primera vez fue en 2010 con Fearless, cuando fue la mujer más joven en ganarlo.

La categoría más interesante de los 58 premios Grammy era la de álbum del año, por su exquisita diversidad. Competían la que seguramente es la mayor estrella pop del momento, Taylor Swift (1989); el mejor rapero del momento, Kendrick Lamar (To Pimp a Butterfly); la renovación del R&B The Weeknd (Beauty Behind the Madness); una gran figura country como Chris Stapleton (Traveller) y la apuesta indie rock de este año, Alabama Shakes (Sound&Color). Con trabajos tan distintos, ¿cuál es de ellos fue el mayor logro, en general? En opinión de la industria de la música es 1989. Todos los discos nominados llevan el sello de Universal Music (Vivendi).

A la hora de entregar el premio a la grabación del año, el galardón más general que reconoce la música como producto completo, acabado, Beyoncé definió bien lo que se estaba premiando: "Las grabaciones que movieron a las masas en 2015". "Uptown Funk" sin duda entra de lleno en esa categoría. Se impuso a dos trabajos pop "Swift" y "Sheeran", y a dos soul, "The Weeknd" y "D'Angelo".

La mejor canción pop del año, y la mejor en general, según la industria de la música es "Thinking Out Loud", del británico Ed Sheeran. Una balada con un poderoso estribillo en el que Sheeran hace un alarde de capacidad vocal y que ha sonado incansablemente durante el último año. La canción tiene una factura impecable, le guste a uno el pop o no. Que se haya impuesto al candidato rap no resta mérito a Lamar. Las categorías generales de los Grammy están para premiar los trabajos con mayor capacidad para conectar con cualquier persona en cualquier lugar, y esa es una cualidad que por lo general es propiedad del pop blando. Jamás una canción rap ha ganado este premio.

En la decimosexta edición de los Grammy había muchos homenajes que hacer. Stevie Wonder y el grupo Pentatonix lograron un emocionante momento al cantar a capella "That's the Way of the World" en homenaje a Maurice White, fundador de Earth Wind & Fire fallecido este mes. Los Eagles (con Jackson Browne) subieron al escenario a tocar "Take it Easy" en honor a Glenn Frey. Lady Gaga intentó transformarse en todos los David Bowie para hacer un popurrí de sus éxitos. Finalmente, el premio homenaje Persona del Año fue para Lionel Richie.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora