Un sueño, cuatro amigos, siete países y doscientos treinta y cuatro días. Te Fuiste narra todo eso. Es la historia de una travesía que uno de los viajeros, Facundo Delli Carpini, editó en un libro que, además, sirve de guía para otros amantes de los caminos.
Ese viaje comenzó en marzo de 2014. Hoy, a poco más de dos años del inicio de aquella primera aventura, Facundo inició una nueva junto a su novia Camila López. Su casita rodante a la que llaman La Maguita, una van Mercedes Benz MB180D, modelo 1996 y que antes fue una ambulancia, volvió a pasar por Salta. La dupla de viajeros, en su paso por "la Linda", habló con El Tribuno.
La consigna es "Me fui a ser feliz, no sé cuando vuelvo". Lo que sí sabían y planificaron bien fue cuando partir. Este nuevo viaje comenzó a finales de enero, en Buenos Aires. Comenzaron por la ruta 3 hasta Comodoro Rivadavia, cruzaron hasta la ruta 40 e hicieron el resto del recorrido que llevan hasta ahora por ese camino. El viaje siguió por San Antonio de los Cobres, Purmamarca, Tilcara e Iruya. Para estos días tienen planeado cruzar a Bolivia y estiman llegar a México en un año y medio o dos. Pero no hay mapas trazados y, como dice la canción, van haciendo camino al andar.
"El libro cuenta la historia de los cuatro viajeros que inauguraron La Maguita: Luciano, Rodrigo, Guido y yo. Le traté de dar un enfoque de guía turística, para que cualquiera que quiera andar por alguno de esos lugares encuentre recomendaciones en el libro. Al final, además, tiene un resumen de todos los gastos y tiempos y kilómetros que recorrimos para que cualquiera que quiera andar por ahí tenga una idea acerca de cuántos kilómetros son cruzar Ecuador de punta a punta o hasta Colombia, también los gastos en combustibles y peajes, por ejemplo. Y también es un incentivo para los que quieren viajar", contó Facundo. Dejaron algunos ejemplares en la librería Rayuela (Alvarado 570) y también se pueden hacer pedidos a través de la fanpage Te Fuiste. Con lo que recaudan con la venta de la publicación solventan parte del viaje, además de vender postales y de la idea de hacer comidas para vender allí por donde los lleve La Maguita.
"Cuando volví de viaje tenía una agenda en la que habíamos escrito más o menos día por día lo que hacíamos y un montón de fotos que habíamos sacado en todo el viaje. Pensé que estaba bueno compartirlo en un libro". Se imprimieron dos mil ejemplares.
A casi tres meses de esta nueva aventura, Facundo dice que uno de los incentivos más grandes que tuvieron fue que los dos estaban muy decididos a no vivir en Capital Federal. Dice Camila: "Estábamos en una situación en la que teníamos que alquilar algo, entonces dijimos: primero hagamos un viaje y aprovechamos que él ya había hecho el otro como para hacer uno juntos".
Un andar sin tiempos
Y aún no saben si, a la vuelta, habrá un segundo libro. No saben, siquiera, si habrá vuelta. Las certezas toman distancia de los cronogramas , los relojes y las obligaciones. "Es raro no depender del tiempo. No tener que llegar ningún día a ningún lado y es súper recomendable, aunque no para cualquiera", dice Facundo. "Es rarísimo, pero es cierto que hay muchas personas muy acostumbradas a vivir de otra forma, supongo que para muchos no debe ser fácil acostumbrarse", dice.
Camila coincide y agrega: "No tenemos que llegar a ningún lado, entonces disfrutamos de cada paisaje, de llegar a un pueblo en el que quizás no pensábamos parar y lo conocés y te termina gustando un montón. También disfrutamos mucho del tiempo y de la gente que vamos conociendo todos los días en el camino y de las distintas culturas".
Atrás quedó el trabajo de Facundo en una empresa de transporte y el de Camila, en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Sus certezas tienen que ver con un estilo de vida que han adoptado hace un par de meses. Por las dudas, van tomando fotos y produciendo textos, como las postales de los lugares para narrar esta gran experiencia compartida.
Primero fue Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela y Brasil. Ahora, de este andar sin tiempos, esperan seguir encontrando la magia que habita en cada suelo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora