El teatro puede ser un trampolín para la exploración de nuestras propias emociones y un puente para conectarnos con las ajenas. Con esta certeza, la ONG Observatorio para la Promoción de Derechos de Diversidad Sexual en Salta lanzó Teatro por la diversidad, un proyecto que busca explorar desde las artes escénicas situaciones, relatos, interacciones sociales e historias de vida sobre la diversidad afectivosexual en Salta. El taller es gratuito y se desarrolla todos los sábados desde las 17 en la Sala de Conferencias de la Casa de la Cultura (Caseros 460).

Matías Hessling, coordinador de la ONG, precisó que "la idea es aportar a la construcción colectiva de la representación de identidades, deconstruyendo moldes y prejuicios, y remarcando cómo las diferentes identidades sexuales tienen una dimensión humana que trasciende la imagen estereotipada del gay afeminado o la lesbiana masculinizada".

"El teatro te permite eso: mostrar esa base común de todas las personas que son las emociones, y dejar de lado lo llamativo, lo diferente. Entonces hay que apuntar a ese lenguaje en común que nos acerca y nos iguala. La diversidad nos incluye a todos", agregó.

Teatro por la diversidad se desarrollará a lo largo de 15 encuentros semanales hasta noviembre de 2015. Durante este periodo se realizarán abordajes colectivos de temáticas vinculadas a la diversidad con el objetivo de escribir un guión con escenas y personajes surgidos de la creación colectiva. La obra se estrenará en noviembre, mes de la diversidad.

"Tenemos la expectativa de poder armar un elenco para llevar la obra a localidades del interior de la provincia y a circuitos teatrales vecinos. También pretendemos repetir la experiencia el año que viene", señaló Hessling.

Para sumarse al taller no hace falta tener experiencia teatral. Está abierto al público en general, pertenezcan o no al colectivo LGBT. Juan Bertini será el encargado de coordinar la puesta y Georgina Parpagnoli estará a cargo de la dirección de la obra.

"Cada sábado se suman personas que aportan su impronta al grupo. Traen una historia o una experiencia para contar. En los encuentros buscamos enfocar la mirada en la construcción de un relato sobre cómo se dan situaciones que involucran al colectivo LGBT en Salta", destacó Hessling.

Para el coordinador del Observatorio, estos talleres son posibles hoy en Salta gracias a que el relato sobre la diversidad sexual se va amplificando: "Si bien se sigue abordando esta realidad desde lo vulgar, vinculándolo más al sexo que a la cuestión afectiva, procuramos instalar una nueva perspectiva que privilegia el abordaje del tema desde las emociones. Gracias a las organizaciones y a diferentes poderes del Estado se avanzó en el tema", precisó.

Para Hessling, la asunción pública de la identidad sexual tiene que ver, por un lado, con una construcción subjetiva individual, pero también con la trayectoria y el contexto de cada persona: "Hay todavía mucha gente a la que le cuesta abordar el tema en su trabajo, en su familia. Pero es evidente que también hay un cambio en el abordaje de la diversidad afectivosexual en los medios de comunicación, por ejemplo. Eso ya marca una distancia con respecto a lo que ocurría hace cinco años. Quizás la persona que hoy está en proceso de 'salida del closet' se siente menos sola cuando ve que el diario habla sin menospreciar o ve que un periodista como Jorge Lanata es repudiado inmediatamente cuando defenestra a una persona por su identidad travesti y no por su calidad como actriz", señaló Matías Hessling. Y remarcó una realidad que hasta cierto punto socava el rótulo generalizado de "provincia conservadora" que se le suele poner a Salta:

"Es llamativo lo que sucede con las personas trans en los pueblos del interior. En esos lugares suelen estar más incluidas en su barrio y en sus espacios laborales. Quizás porque el fortalecimiento de los vínculos en un pueblo es diferente. Hay una cercanía que permite descubrir el costado emocional y afectivo de las personas con diferentes identidades de género. En los grandes centros urbanos, en cambio, se producen más situaciones de discriminación", comparó.

Un abordaje desde el lenguaje artístico

Con la perspectiva de los derechos humanos como proa.

El taller “Teatro por la diversidad” comenzó el pasado 22 de agosto y se extenderá hasta noviembre. Los interesados pueden sumarse a los encuentros que se desarrollan los sábados a las 17, en Caseros 460).
Con este proyecto El Observatorio busca incentivar la tematización de la diversidad sexual en espacios artísticos culturales desde una perspectiva de derechos humanos, así como la participación de artistas de diferentes campos, principalmente la comunidad teatral.

El proyecto cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Teatro y la Subsecretaria de producción cultural del Ministerio de Cultura y Turismo.

Acerca de la situación del colectivo LGBT en nuestra provincia, Hessling explicó: “Salta es un complejo urbano social que tiene grupos conservadores a los que les cuesta aceptar la diversidad, otros que son más permeables y otros que estamos trabajando visiblemente para que el proceso de sensibilización se profundice”.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora