La llegada del "Ritmo improvisado" a la pista de Bailando provocó tantos nervios como incertidumbres: ¿cómo harías las parejas para sobrellevar las interpretaciones sin haber ensayado de antemano las coreografías?

Lo cierto es que cuando el bolillero comenzó a girar, muchas duplas sorprendieron con secuencias por demás ensayadas. Propuestas coreográficas para cada uno de los ocho ritmos que podrían tocarles en suerte, aunque no supieran a ciencia cierta qué canción les tocaría.

Justamente el concepto de improvisación provocó ciertas diferencias entre Nacha Guevara y la producción deShowmatch. Al ver que la improvisación no era tal, la jurado cuestionó ciertos aspectos del nuevo ritmo.

"Yo lo vi muy armado, demasiado ensayado para ser improvisado... Fue un ejercicio de memoria, de concentración, me faltó ese juego sin red que es entrar en el agujero negro donde aparece la creatividad", dijo Nacha luego de ver la córeo de Fede Bal y Laurita Fernández comparando lo que acababa de ver con aquello que sucede sobre el escenario cuando un actor debe improvisar.

Fede Bal se encargó de aclarar que ellos, al igual que varias otras parejas, habían elegido armar secuencias de baile, algo absolutamente válido según confirmó la producción del programa. Por eso, Tinelli salió al cruce y le puso los puntos a Nacha:

"Quiero que quede claro que se repartieron los ocho ritmos que íbamos a tener, quizás no es como en el teatro que te tiran un tema y tenés que improvisar. No es lo que quisimos hacer acá. No comparemos, no tiene nada que ver con el teatro. Esta es una técnica de improvisación sobre ocho ritmos que están armados. Eso es otra cosa", aclaró el conductor.

Y para que no quedaran dudas, Marcelo dijo: "Es válido que tengan secuencias armadas". Nacha, entonces, pidió la palabra y aclaró que tampoco en el teatro es así, pero que ella esperaba otra cosa. Aunque, de todos modos, "todo es válido si se hace con alegría".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia