Eugenia Tobal reconstruye su lastimado corazoón, en manos de un nuevo amor. Y prefiere no dar nombres.

"Los medios en lugar de atraerme novios, me los espantan porque cualquiera que se acerca cree que a los dos minutos voy a querer ser madre y casarme ¡y no es así!", bromeó la actriz, en una entrevista con la revista Luz, luego de sus declaraciones sobre su deseo de ser mamá.

"Estoy muy bien. Cuando uno empieza a sanar el alma y el corazón, la madurez da señales de lo que querés genuinamente para tu vida. Hace rato entendí lo que valgo, lo que soy y trato de elegir cosas y personas que me hagan bien. A veces cuando no esperás nada, las cosas aparecen por sí solas. Y sin darte cuenta, tu corazón te marca que ya está preparado para lo nuevo. Ya parezco un pastor, ¿no? Prefiero resguardar esta nueva relación del afuera y no decir más que eso", explicó Tobal.

Además, Eugenia también hizo referencia -sin nombrarlo- a su escandalosa separación de Nicolás Cabré. "La mirada de los otros siempre afecta y condiciona, pero fui aprendiendo que no hay nada mejor que la mirada que uno tiene sobre uno mismo. Es un trabajo que hago de hace un tiempo a esta parte. Trabajar conmigo desde un lugar de tranquilidad, paz y amor. Yo ya no quiero más quilombos. Nunca los quise. Muchas de las cosas que me pasaron a mí no me convenían, pero supe capitalizarlas, aprender de ellas", concluyó Tobal, que antes del desengaño amoroso con Cabré había perdido un embarazo del actor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora