Con nuevos vecinos, la casa que ahora se emplaza en el porteño barrio de Palermo y que tendrá transmisión de la señal América, tendrá, como en sus cuatro últimos años, como gran anfitrión a Jorge Rial quien estará acompañado de un equipo que encabezan Pamela David y Rodrigo Lussich.La octava edición llega precedida de una lógica expectativa ya que el formato que continúa vigente en varios países parece no haber caducado.

Rodrigo Lussich, el conductor, además de ser el encargado de recibir en vivo a cada integrante que abandone el juego y de acompañarlos hoy en el ingreso, animará junto a Cora de Barbieri (esta noche desde las 20.15) una previa especial que tendrá una alfombra roja con los distintos conductores y panelistas, los que serán parte de los debates y las galas.

Todo listo

Como sucedió en las primeras dos ediciones, serán 14 (siete varones y siete mujeres) los participantes que habitarán la casa y a pesar de que en un primer momento se deslizó que los perfiles serían entre bizarros y escandalosos (se habló de mediáticos y famosos con distintas cuentas pendientes con la justicia) en los primeros avances oficiales ya se puede ver que la apuesta estará en torno a las historias de vida de los concursantes. "Claramente van a ser anónimos, creo que eso de los mediáticos que se barajó en la previa fue expectativa hacia el formato nomás. Me parece que la clave es que nadie sepa nada del otro participante que está adentro. Es importante que, además de algo que mostrar, los participantes tengan algo que decir, que tengan por ejemplo un perfil político, ideas formadas, cultura general y posturas ante ciertos temas. Eso me parece que va a estar en sintonía con el perfil que el canal América tiene. En definitiva, no tiene nada de divertido ver a 14 chicos que no hacen nada", amplía Lussich.

Y agrega a modo de interesante reflexión: "A la gente hoy le interesan otras cosas; pasaron 15 años desde el primero. Ya no es la época en la que sorprende que un chico se asuma gay o se pongan de novio dos chicas, o el sexo dentro de la casa. Con las redes sociales hoy todo eso se ve a diario en cualquier plataforma, no necesitas verlo en una casa televisada".

Bien visto

A propósito de la tecnología, en Gran Hermano 8 ésta será una gran vedete. Como dato frío, habrá 50 cámaras de alta definición (todas 360° y de visión nocturna), al menos 100 micrófonos capturando el audio de cada rincón, 200 personas trabajando entre técnica y producción y aplicaciones que actualizarán y transmitirán todo lo que pase en las distintas plataformas. "La tecnología va a jugar a favor, la posibilidad de espiar en distintos formatos hace que cuanto más te muestren, más vas a querer ver. Que la gente pueda ver hasta lo que pasa en el baño desde su celular hará que el público sea más protagonista. No sé cuánto puede bajar la aguja de la televisión abierta y si la gente va a ver menos por la tevé y más por otras pantallas. Habrá que ver el rating cómo se juega, pero para complementar el vivo hay otros atractivos como las galas, donde todos van a querer saber quiénes están nominados o quién se va. Y los debates que tendrán el punch del resumen diario", explica Rodrigo Lussich.

En juego

Si bien la tecnología y las dimensiones de la casa (será la más grande en superficie de todas las ediciones) modificarán la dinámica del juego, la esencia y las reglas no cambiarán. De hecho, se retomarán las normas clásicas de los primeros ciclos. En este sentido, la casa se dividirá en equipos y se enfrentarán a desafíos que definen el presupuesto con el que contarán para realizar las compras semanales en el supermercado. Con respecto a las nominaciones y expulsiones, la dinámica será similar a los primeros programas; es decir, una semana de nominación y otra de expulsión.

Con reglas conocidas por todos, la incógnita será saber si las personalidades líderes que ingresen impondrán condiciones y se encaminarán hacia las fases decisivas o serán los que adopten un bajo perfil los y se mantengan lejos de los conflictos los que finalmente llegarán a esas instancias. "El que sepa mediatizarse desde el anonimato de la casa me parece que va a tener las de ganar. Van a ser perfiles fuertes, hasta medio salvajes diría. Ellos saben de la tele que están participando y no van a ser corderos, van a ser lobos", arriesga Lussich. Esta noche se conocerán finalmente las identidades de los participantes, y Córdoba sabrá si tendrá nuevamente algún representante dentro de la casa más famosa. Por el momento, y pensando en los antecedentes, las posibilidades son bien altas. "Es súper federal, por lo que tengo entendido. No sé en qué proporción, pero va a haber gente del interior y de todo el país. Eso, seguro", concluye Rodrigo Lussich.

Para ver

Gran Hermano 2015. Las galas conducidas por Jorge Rial se verán los miércoles a las 21 por el canal América y todos los días se transmitirá desde la casa en vivo, de 2 a 6 de la madrugada. El debate se verá los días lunes, martes, jueves y viernes, de 20.15 a 21.30.El canal 30 de Cablevisión Digital transmitirá la casa en vivo las 24 horas. Además, habrá ocho cámaras exclusivas que trasmitirán por YouTube y estará también disponible la aplicación para celulares y tablets.

Fuente: Lavoz.com.ar

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora