Juntas o por separado son dueñas de un estilo que muestra, a la vez, mucha fuerza e interesantes sutilezas. En solitario son Charo Bogarin, Barbarita Palacios y Mariana Baraj; juntas son Trenzadas. Las tres comparten un mismo génesis: tienen como referentes esas músicas variadas que hacen posible un diálogo transversal, un viaje sonoro de raíz folclórica atravesado por el espíritu trashumante de quien está en la búsqueda permanente.

A poco más de un año de su primera presentación en Salta, Trenzadas vuelve para desdibujar lo evidente, fusionando instrumentos y voces de manera singular. El trío subirá una vez más al escenario de El Teatrino (Aniceto Latorre y Alvear), este sábado a las 22. El espectáculo llegará con algunos retoques: "Trenzadas se fue asentando con el correr del tiempo porque las ideas fueron madurando, así que hemos sumado algunas composiciones. Al ser un proyecto paralelo al que tenemos como solistas es muy difícil pensar en producir actualmente un disco, pero sí están las ganas. Estamos esperando encontrar el momento adecuado para realizarlo", anticipó Mariana Baraj en diálogo con El Tribuno. En este nuevo espectáculo el público se encontrará con canciones de autoría propia, algunas inéditas, y con un homenaje a mujeres que con su obra marcaron un camino: Violeta Parra, Luzmila Carpio, Lhasa de Sela y Leda Valladares.
Las entradas están en venta en Autoentrada.com y en El Teatrino
Aunque el folclore siempre estuvo presente en sus vidas, Bogarin, Palacios y Baraj también han abrevado de otras músicas surgidas de diversos ámbitos expresivos. Trenzadas ha sido el pretexto ideal que hallaron las tres para acercarse en sus semejanzas, potenciando sus diferencias. Charo, por ejemplo, reconoce que en su sustrato musical hablan los antiguos: "Las voces de aquellos que no conocí pero que llevo en la sangre y en la memoria ancestral que tenemos todos, y que en algunos despierta antes para atravesar el espacio y el tiempo y perdurar".

Barbarita es hija de Egle Martin, legendaria actriz, coreógrafa y cantante. Lo suyo fue, desde la cuna, un vendaval de sonoridades: "Me crié en un mundo de música full time. Mamé toda la música negra del mundo: africana y norteamericana, jazz y blues, música brasileña y argentina, folclore y rock nacional", enumera.
Mariana, en tanto, viene metabolizando diferentes vertientes musicales desde que tiene memoria: es hija de Bernardo Baraj, compositor y saxofonista, ex integrante de Alma y Vida. "Al venir de una familia muy musical son muchos los que hablan en mí. Tengo influencias del folclore por mi abuela y del jazz y la música de fusión por mi papá", dice, dividiendo aguas.

Si hablamos de coincidencias, las tres ofrecen un repertorio delicado en su elección, que supera lo paisajístico para abordar también cuestiones del paisaje social. En medio de un mercado que tiende a aplanar las propuestas musicales que surgen inicialmente como auténticas, ellas dibujan una y otra vez el mapa con el que más se identifican. "Desde que tengo memoria el mercado musical tiende a establecer cierta uniformidad o chatura en lo que consumimos -analiza Charo-. Esto, obviamente, por cuestiones que tienen que ver más con lo comercial que con el buen gusto. Por suerte, los músicos y las almas sensibles encontraremos siempre un lugar donde poder escuchar buena música, nuevas melodías que rompan nuestras estructuras. El sol no se tapa con una mano, ni la buena música desaparecerá o se dejará de escuchar por estos mandatos comerciales. Lo auténtico y esencial siempre emergerá", confió la integrante de Tonolec.

En la misma línea, Barbarita subraya que el secreto para no estancarse está en animarse a bucear: "Hoy en día hay mucha información gracias a Internet. Podés acceder a lo que quieras, pero hay que aprender a buscar y no quedarse solamente con lo que te llega con fanfarrias. Algunos artistas que me gustan y recomiendo: Café Tacuba, Natalia Lafourcade, GEPE, Los Tres, Warpaint, Skrillex, Mateo Kingman, Bajofondo, Luciano Supervielle, Juan Campodónico, obvia mente Tonolec y Mariana Ba raj", enumeró.

Mujeres valiosas y productivas

El arte bien encaminado deja huellas y es renovador. Por esa senda vienen transitando “las Trenzadas”. Charo Bogarin está a punto de lanzar su primer disco con el proyecto solista “La Charo” y se encuentra terminando el próximo disco doble de Tonolec.

Barbarita Palacios editó “Si va” el año pasado, ganador del Premio Gardel “Mejor disco Folclore alternativo”. En la actualidad, desarrolla además una gran actividad por los circuitos emergentes.
Mariana Baraj fue galardonada con el Premio Gardel a la música 2016 y 2011, en el rubro “Mejor artista femenina de folclore”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora