Con tango instrumental como fondo, los restos del maestro Mariano Mores fueron despedidos en el Teatro Colón. El velatorio fue abierto al público general y duró desde las 16 del miércoles hasta la medianoche de ayer y en ese lapso familiares, amigos y amantes del tango se acercaron al lugar.
"Mi abuelo era una persona muy sofisticada, muy alegre, muy pícaro, un dotado que sabía disfrutar de la vida, un agradecido y un apasionado, que aceptaba los golpes que la vida le propinaba. Era un gran abuelo, de los que juegan y también de los que retan, era severo, estricto y muy generoso. Le gustaba todo a lo grande, por eso este marco del Teatro Colón lo debe tener contento", le dijo a la prensa Mariana Fabbiani, nieta del compositor de tangos como "Uno" o "Cuartito azul". Además, la conductora de El diario de Mariana aseguró que su abuelo "siempre supo el valor que le daban los argentinos como artista, pero siempre fue un mimoso también y necesitaba que se lo dijeran", recordó. "Era muy humilde con él mismo; él decía que sus tangos no eran suyos, sino de la gente", agregó.
Mores, pianista, director de orquesta de tango y autor de varios temas famosos, tenía 98 años y una larga trayectoria dentro de la música popular argentina.
Luego del velatorio en el Teatro Colón, los restos del músico y compositor fueron inhumados en el Cementerio de Olivos, en una emotiva ceremonia encabezada por su hija Silvia, su nuera Claudia y sus nietos Gabriel y Mariana Fabbiani.
El cuerpo del talentoso pianista fue depositado en una bóveda perteneciente a la familia, donde también descansan los restos de su esposa Myrna y su hijo Nito. Mores fue trasladado poco antes del mediodía de ayer.
En tanto, ya existe un proyecto en la Legislatura bonaerense para que el popular músico sea declarado "Ciudadano ilustre". También se propuso declarar "Patrimonio Cultural" provincial el chalet marplatense "Ave María", donde Mores vivió casi 30 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora