Hace un año, los televidentes miraban incrédulos el titular que daba cuenta de la muerte de Jorge Ibáñez. El mundo de la moda y la farándula no entendían qué había pasado, parecía un relato inventado desde el peor de los gustos. Pero, con el paso de las horas, la información fue abundando en detalles hasta confirmar el suceso: el diseñador fue encontrado muerto en su departamento ubicado en Recoleta, en la ciudad de Buenos Aires, donde vivía desde hacía varios años.
Su deceso se produjo el 14 de marzo a causa de una falla cardíaca. Lo encontró una empleada de su atelier junto al portero del edificio y una compañera. Fue encontrado a las 11.30 con ropa de gimnasia. Se estima que habría fallecido alrededor de las 8.30, ya que esperaba a su entrenador personal para realizar su gimnasia diaria.
En una entrevista reciente, su madre Mabel lo recordó con dolor. “Cada día que pasa tengo más angustia, lo extraño más, lloro muchísimo en mi casa. No tengo ganas de hacer nada. Lo único que me da ánimo es continuar lo que él construyó durante todos estos años en el mundo de la moda. Cada vez que entro al local me paro frente a un hermoso retrato que muestra su bello rostro y le pido perdón”, aseguró en declaraciones al diario La Nación.
“Perdón porque Jorge es el dueño de esto, yo simplemente era su mamá, que lo acompañaba en este sueño maravilloso que tuvo desde que era chiquito. Lo único que me consuela es saber que tuvo una muerte divina porque ni se dio cuenta”, detalló.
Jorge Ibáñez fue uno de los diseñadores argentinos de alta costura femenina más importantes de la historia. Susana Giménez, Mirtha Legrand, Ingrid Grudke y Florencia de la V son solo algunas de las estrellas que eran habituales clientas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora