Hay gente que mira Bailando por un sueño porque es un show en sí mismo y otros porque disfrutan de ver excelencia sobre una pista. Pero también están quienes, con cierto morbo, se regocijan de ver a esos participantes que "no pegan una" al momento de poner en movimiento el esqueleto. A estos últimos va dirigida esta nota.
Con la primera ronda aún en marcha, la música disco ya ha dejado algunas parejas "heridas" o, al menos, con un comienzo no del todo promisorio. Se puede hacer un breve repaso por las performances que, hasta el momento, se han llevado los peores puntajes por parte del implacable jurado:
Gladys Florimonte
Con apenas 12 puntos, la comediante se alza con el primer lugar en este ranking de escaso talento para la danza. Aunque el baile claramente no es lo suyo, si la miramos con cierto cariño podríamos decir que no fue tan malo el desempeño de Florimonte. Sin embargo, aparte al jurado no le causó nada de gracia la "previa" que la actriz hizo caracterizada como "Zulma de Tinelli".
Marcela Tauro
La chimentera esperó largo tiempo la convocatoria al certamen de baile que conduce Marcelo Tinelli, estuvo un mes y medio ensayando su coreografía y hasta generó cierta expectativa en el público. Pero, claramente, nada de eso alcanzó. Tauro se ubica segunda con17 puntos.
Alberto Samid
El empresario cárnico fue otro de los que no pasó desapercibido en la pista de ShowMatch. Primero, protagonizó una previa a la que no le faltó casi ningún ingrediente, excepto el buen gusto, y luego hizo lo propio al momento de bailar. Al igual que Tauro, Samid se llevó 17 puntos. Sin embargo, parece que fue debut y despedida, porque, aún dolido por la implacable devolución de Nacha Guevara, anunció que se retira del certamen.
Verónica Ojeda
Muy nerviosa por su debut como bailarina y por todo lo que eso trajo consigo, la ex de Diego Maradona fue la segunda participante en bailar disco. No estuvo nada mal, pero el jurado consideró que faltaba mucho trabajo. Por lo pronto, consiguió anotarse 18 puntos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora