Una vieja historia que podría ser la nuestra. Contada con baile, canto y actuación. La Orquesta Sinfónica de Salta, el Coro de Cámara Ucasal y el Ballet Folclórico de la Provincia, hacen "Elíxir de amor", de Gaetano Donizetti. La ópera tendrá dos funciones: este viernes, a las 21, y el domingo, a las 19, en el Teatro Provincial (Zuviría 70).
"Toda la escena sucede en una campiña en el contexto de una guerra, en este caso, la Batalla de Salta", dijo el maestro Jorge Lhez, director musical de la ópera. "La idea de que la acción se trasladara a Salta fue meramente accidental. La primera idea era buscar una época que coincidiera con lo que pide el texto en la partitura 'un lugar remoto, un pueblo simple en guerra'. Buscamos posibilidades y me interesó la Batalla de Salta y lo que sucedía aquí al mediodía, a la tarde, a la noche del 19 de febrero y finalmente los festejos del 20 con Manuel Belgrano a la cabeza. Solo cambié una sola palabra 'Capitano' por 'Generale', porque la ópera se canta en italiano con sobretitulado en castellano", contó el director de escena de la ópera, Boris.
Y describió luego: "En esta ópera hay personas peleando por su patria, libres, queriendo aprender a leer y escribir, a bailar, a leer música, a enamorarse y jugándose por lo que quieren. La música es muy bella y pegadiza, te vas cantando de cada escena. Y nada menos que con la Orquesta Sinfónica de Salta, de las mejores del país sin dudas, un maravilloso coro de la Universidad, y un ballet folclórico estupendo, que cantan, bailan y actúan como en el cine. Aparte los protagonistas son muy buenos actores, bellos y a máxima predisposición para sus roles".
El elenco protagónico estará integrado por consagrados cantantes: la joven pareja romántica de Adina y Nemorino, será interpretada por Constanza Díaz Falú y Sebastián Russo; Luciano Garay encarnará al Sargento Belcore, quien llegará con su regimiento y su elegancia para conquistar a Adina. Por su parte, Gustavo Gibert personificará al Doctor Dulcamara, el vendedor itinerante poseedor del mágico elixir. Completa el elenco la soprano tucumana Josefina Viejobueno interpretando a Giannetta.
La Orquesta Sinfónica de Salta y el Coro de Cámara Ucasal, bajo la batuta del maestro Jorge Lhez, interpretarán la música que creó Donizetti y el Ballet Folclórico de la Provincia, a cargo de Lito Luna, tendrá una participación especial.
Entradas a $250 en plateas y palcos, y $150 en pullman y superpullman.

Hecho en Salta

"La producción de Elíxir de Amor es absolutamente salteña. Incluso hay un telón de fondo, una reproducción del cuadro de la Batalla de Salta que está en la Legislatura que tiene un gran valor artístico. Detrás de escena muchísima gente trabaja en este espectáculo", destacó Lhez.
La producción escenográfica de "El elixir de Amor" es también íntegramente local destacándose en su ejecución el artista plástico Guillermo Pucci. "Siempre hay un lugar para el talento local en todas las producciones que hemos hecho. Es la primera vez que un salteño (Constanza Díaz Falú) hace un protagónico en la historia de la ópera de Salta", destacó Lhez y habló también acerca de cómo se desarrolla un espectáculo de esta magnitud. "Cada elenco ensaya por separado y dos semanas antes se juntan para dar vía al espectáculo. La ópera es uno de los espectáculos más complejos que hay: se baila, se canta, se actúa, es una actividad integradora que precisa del trabajo de mucha gente", dijo. Boris, en ese sentido, agregó: "Son muchas horas de ensayos y cada uno aporta algo para que los gags cómicos se multipliquen".
Finalmente, Boris destacó: "Quiero diferenciar lo que significa trabajar en Salta en relación a otros sitios de América: pareciera que por estos lados las palabras honor, respeto, agradecimiento, soberanía, siguen siendo algo palpable, por suerte. Se trabaja tan cómodo aquí que las ideas fluyen y se multiplican".


Sobre la ópera

Gaetano Donizetti tuvo solamente trece días para componer la ópera "El elixir del amor". Lo llamaron de apuro para solucionar un imprevisto que había dejado sin título la cartelera del Teatro della Canobbiana de Milán. El compositor aceptó el desafío que sería una gran oportunidad para exhibir su talento como autor de comedias. Junto a Felice Romani como libretista trabajaron con una presión extraordinaria pero crearon una obra inmortal.
La ópera fue estrenada el 12 de mayo de 1832 y su éxito fue tan grande que permaneció en cartel durante treinta y dos días consecutivos. Desde entonces y hasta la actualidad ha permanecido como una de las obras más interpretadas del género en todo el mundo. Posee hermosas melodías y un buen libreto. Además de la popular aria "Una furtiva lágrima", una de las más famosas e interpretadas por tenores de toda la historia de la ópera.
En la obra encontramos la superficialidad y la frivolidad de Adina, el descaro y la vulgaridad del sargento Belcore, en el vendedor charlatán Dulcamara -arquetipo del embaucador que va de pueblo en pueblo, y que se ha visto hasta en los westerns- encontramos la astucia, el aprovechamiento y la mala fe ocultados tras una gran simpatía. El elixir de amor sería un muestrario de vicios y defectos, si no fuese gracias a la presencia de Nemorino, el campesino sencillo e ingenuo, capaz de vivir los grandes sentimientos que otros desconocen. Nemorino, simplemente, ama.
La ópera cómica comienza con Nemorino, un joven campesino melancólico e ingenuo, enamorado de Adina, una bella terrateniente, quien lo atormenta con su indiferencia. Cuando Nemorino oye a Adina leyendo a sus trabajadores la historia de Tristán e Isolda, está convencido de que una poción mágica le conseguirá el amor de Adina. Tiene miedo de que ella ame al sargento Belcore, que se da demasiada importancia, quien aparece con su regimiento e inmediatamente propone matrimonio a Adina en frente de todo el mundo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia