Un ejercicio actoral de la universidad nacional de Tres de Febrero generó polémica en torno al uso de problemáticas sociales para determinados fines.

Florencia Raggi, Roly Serrano, Agustina Cherry, Alejandro Fiore y Mirta Busnelli realizaron una entrevista íntima con Gastón Pauls y contaron problemas ocultos, pero no amparados en personajes, sino interpretando a ellos mismos, mezclando su realidad con fantasía.

Fiore habló como si hubiera tenido a un padre golpeador. ‘Ni nos imaginábamos... porque lo hablamos después con mis hermanas, cómo no nos dábamos cuenta de que mi viejo la golpeaba‘, fue una de sus frases.

Raggi, con un nivel de verdad extraordinario, confesó un supuesto alcoholismo: ‘Yo tuve muchos problemas con el alcohol. No lo quise reconocer y no lo reconocí durante un montón de tiempo, me lo oculté a mí y a mi entorno familiar, y de hecho se deben estar sorprendiendo. No doy, me parece, el aspecto... Parezco como que tengo todo más controladito‘.

Cherry se puso en la piel de una hija adoptada, que no conocía a su madre biológica: ‘Fueron muchos años de una realidad y ahora siento que de a poco tengo que empezar a construir una nueva historia. Y no quiero apurar las cosas porque también siento que hay cosas que son forzadas. Quiero tener ganas de estar con mi mama biológica, y por momentos me cuesta. Si mi mamá biológica me dejó o no me pudo tener, caí en la mejor familia. No tengo dudas‘.

Embed

Busnelli, por su parte, habló como su hubiera sido adicta a los psicofármacos. ‘No podía dormir... Imagínate que vas a grabar un día de 12 horas, si no dormís vos estás hecho bolsa. Y bueno, por ahí tomé una pastilla para dormir... para poder ir a trabajar... A veces tenés como resaca por la pastilla entonces traté de conseguir algo que me pudiera despertar un poco. Fue una gran ayuda en muchos momentos‘, describió.

Embed

Por último, Serrano contó un pasado de pobreza, en el que debió dormir en la calle: ‘Me quedé solo y empecé a vivir solo, en la ciudad, donde tuviera lugar‘.

Embed

Con la polémica instalada, bajo opiniones a favor y en contra de esto expresadas en las redes sociales, Raggi habló en Infama y explicó de qué se trató la propuesta.

‘Es un ejercicio actoral y lo que era interesante era mezclar la vida de uno y hacer como esto es verdad. Más allá de un ejercicio actoral, el objetivo era acercar cómo uno puede tener una debilidad, y hacerlo lo más vulnerable, humano e imperfecto posible. Y llegar a la gente desde ahí. No trabajamos con un guión‘, afirmó.

Fuente: ratingcero.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora