Paisajes exóticos, vestuario de colores brillantes, bellos pero algo recargados para el gusto occidental, una excelente fotografía, un grupo de actores británicos, con un gran esfuerzo de producción y un presupuesto millonario, no son elementos suficientes para garantizar un producto cinematográfico de buena calidad.
El Exótico Hotel Marigold 2, dirigida por John Madden, es la muestra cabal de esto. Ni Judi Dench, Maggie Smith, Bill Nighy y hasta, el todavía fachero, Richard Gere, pueden levantar esta historia con un guión endeble, larga y morosa por donde se la mire.
Ya lo demostró el cine iraní, no hacen falta superproducciones cuando la historia, por mínima que sea, tiene una columna vertebral.
Este no es el caso. Los momentos más encantadores del filme son aquellos en los que la música y la danza son los protagonistas de la escena.
A pesar de que la narración intenta ser coral, la voz cantante la lleva la historia de amor protagonizada por la fantástica Judi Dench, reacia a reconocer su amor por el simpático y carismático Bill Nighy.
Maggi Smith, soberbia como siempre.
Este filme es la segunda vuelta de aquel estrenado en 2012 que narra la historia de un grupo de jubilados británicos que se alojan en un hotel de la India tratando de sobrellevar, con algo de humor, los achaques inevitables de la vejez, teniendo en cuenta que cada decisión que tomen tiene un tiempo limitado para afrontarla. La mayoría de los huéspedes de este hotel tienen más de 70 años. Sin embargo, ellos no van a ese lugar a morir, sino que de a poco comienzan a ver diferentes oportunidades para reinventarse, tratando de vivir con total plenitud. Sonny (Dev Patel, el actor de Slumdog Millionaire) es el dueño del exótico hotel, que ya queda pequeño por lo que decide sumar otro establecimiento. Para esto necesita financiamiento que va a buscar a Estados Unidos. En medio de la negociación y de las historias de los viejos británicos está la organización de la fiesta de su casamiento con Sunaina, una hermosa morena con un gran talento para la danza, quien trabaja en el hotel con Sonny.
La idea que le da origen al guión no es mala, pero el ritmo de su narración tiene demasiados altibajos.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora