"Un vuelo de Egipto a Alemania dura 4 horas, pero el mismo camino también puede tardar 2 meses, 20 autobuses, 12 trenes, 5 autos, 4 bicis, un velero, un barco y muchos kilómetros a pie", explican María Pérez Escalá y Anne von Petersdorff, realizadoras independientes, autoras del largometraje "Wanderlust, cuerpos en tránsito". El filme autobiográfico recorre la experiencia de dos mujeres en viaje desde Egipto a Alemania, a través de 13 fronteras. Anne es alemana, realizadora independiente, doctoranda de Michigan State University (EEUU); María es argentina, docente en la cátedra de Realización y Lenguaje Audiovisual de la UNLP, fotógrafa y realizadora independiente.


"Wanderlust" es una palabra alemana que hace referencia a la pasión de viajar pero no por mero disfrute, sino con el afán de involucrarse en el "día a día" de un pueblo, desplazándose por esos "no lugares" que por lo general quedan fuera de los folletos turísticos. Así viajaron María y Anne por tres continentes en verano de 2014, cámara en mano, con el objetivo de investigar el "cuerpo femenino en tránsito" y sus relaciones en entornos culturales, económicos y religiosos diferentes.
Concluido el viaje y el rodaje, las realizadoras lanzaron una campaña de financiación colectiva para realizar un primer corte que les permita acceder a otros fondos para postproducción y distribución. Este sistema de micromecenazgo se denomina "crowdfunding" y consiste en sumar apoyo a través de Internet para financiar proyectos independientes. El objetivo de María y Anne es juntar 30 mil pesos antes del 30 de mayo. Quienes aporten su granito de arena tendrán el privilegio de ver la película online el día del estreno y de ver sus nombres entre los créditos finales del filme.

Anne von Petersdorff -de visita en Salta- le contó a El Tribuno detalles de este viaje. "Tardamos dos meses y medio en ir desde Egipto a Alemania. Ahora estamos en el proceso de posproducción, que es la parte más costosa. Suena raro pero es así. Al viaje lo hicimos con muy poco dinero porque nos hospedamos en casas de particulares, hicimos dedo... Lo hicimos de la manera más económica que pudimos", contó Anne. Precisó que eligieron ese trayecto por la variedad de fronteras que presentaba. "Empezamos en África, luego Medio Oriente y finalmente Europa. Recorrimos Egipto, Israel, Palestina y Chipre. La isla está dividida en dos: el norte pertenece a Turquía y el sur, a Grecia. Luego fuimos a Turquía, Bulgaria, Serbia, Montenegro, Croacia, Eslovenia, Austria y Alemania", enumeró.

"Wanderlust, cuerpos en tránsito" muestra la experiencia de dos mujeres recorriendo lugares y caminos libremente, desafiando preconceptos y miradas. "Es diferente estar a las once de la noche en una estación de trenes en Estambul que estar a las dos de la tarde en la mezquita más famosa de la ciudad", ejemplificó Anne.

La realizadora subrayó que en el largometraje no recurren a un discurso de género estereotipado, pero sí quisieron mostrar hasta qué punto sí es diferente un viaje cuando quien se desplaza es una mujer. "Las percepciones, estereotipos e inseguridades que se experimentan en cada país, en cada cultura, tienen que ver con el simple hecho de tener cuerpo de mujer. También queríamos hacer hincapié en las sensaciones corporales que tuvimos nosotras cuando pasamos por cada lugar", precisó.

La temática de dos mujeres solas en viaje nos devuelve inevitablemente a la memoria el caso de las dos turistas mendocinas muertas en Montañitas (Ecuador). Increíblemente, hubo quienes juzgaron a la víctimas por haber "tentado al destino", eligiendo el riesgo de viajar solas. "Son formas de violencia que se esconden en el lenguaje -analizó Anne-. Estamos muy acostumbrados a decir cosas que estigmatizan. Si hubieran sido dos hombres viajando, los medios nunca hubieran apuntado a que tenían algo de responsabilidad por lo que les pasó. El lenguaje construye la realidad. El lenguaje de películas también, por eso es importante infiltrar nuevas perspectivas que rompan con lo establecido", remarcó.

En "Wanderlust, cuerpos en tránsito", María y Anne utilizan sutiles simbolismos para fijar postura acerca de la mujer sola en viaje. "Los cruces fronterizos se pueden entender, de alguna manera, como un acto de transgresión. Y muchas veces la transgresión está vista como algo negativo, porque implica romper ciertas reglas. Pero también implica generar nuevos puntos de vista. Uno se pone en movimiento y cruza fronteras de diferentes países y también una frontera de género. Entonces el asunto se vuelve más fluido y te libera de estereotipos. Todo es más complejo de lo que se cree. Mostrar esa complejidad es un objetivo del documental", precisó.

"Wanderlust, cuerpos en tránsito" promete ser la reflexión necesaria y urgente en un mundo desparejo que no le permite a algunas mujeres volver a sus casas sanas y salvas después del viaje de sus vidas; y que le echa leña al miedo de algunas otras ante la posibilidad siquiera de emprenderlo.

Un mensaje perverso y distorsionado, porque este mundo no le pertenece solo a los hombres ni a las mujeres que viajan con hombres. Le pertenece a todos, incluso a la mujer que viaja sola.

"Por lo general, los documentales abordan problemáticas sociales y mueven al debate. Nosotras querríamos que este filme cambie la percepción que tiene mucha gente acerca de la mujer viajera", concluyó Anne.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora