Para un niño o un joven con capacidades especiales no es fácil salir y divertirse como lo hace, cada fin de semana, la mayoría de los chicos de su edad.
Mucho menos si la invitación es gratuita y puede ir a un boliche sin correr riesgos o temer por su seguridad.

Por esa situación pasaron anoche unos cien jóvenes de capital e interior que pudieron divertirse gratuitamente y celebrar por anticipado una noche de Halloween.

La convocatoria fue realizada por el Centro Terapéutico Creciendo con el apoyo del local bailable "Salón".
Durante varias horas, pero mucho antes de la medianoche, el boliche bailable ubicado en el predio del Tiro Federal albergó a una nutrida concurrencia juvenil que se divirtió al compás de ritmos de cumbia, pop y bachata, entre otros.

Algunos con disfraz, como para una noche de Halloween, pero todos con el mismo entusiasmo para pasar un momento divertido y, para muchos, fuera de lo común.

Natalia Tejerina la titular del Centro Terapéutico Creciendo señaló a El Tribuno que "este es nuestro séptimo baile inclusivo, no solo participan chicos de capital sino también del interior".

Tejerina remarcó, sin embargo, que "muchos de los chicos que acudieron acompañados de sus padres, lo hicieron en distintos medios: taxi, colectivo o coches particulares. Pero el apoyo de algunos instituciones vinculadas directamente con la problemática de los chicos estuvo ausente o incluso algunos municipios a los que invitamos no aportaron lo suyo para el traslado".

Más allá de una cruda realidad, que forma parte de la problemática de la discapacidad, los chicos supieron divertirse en la pista al compás de los temas del momento.

Entre duendes, hadas, elfos, máscaras y caras pintadas, especialmente para la ocasión, los chicos tuvieron su noche de diversión y alegría y sus rostros no podían ocultarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia