El hombre en cuestión es Guillermo Guido. Lejos de la TV y del circuito comercial, el cantante encontró la manera de ganarse la vida. A sus 55 años, desde hace 6, Guido "gana muy bien" animando las noches de teatro de los cruceros MSC que navegan por el mundo.
Guillermo pasa 6 meses en el barco y el resto del año con su familia en tierra. Como Cruise Director ahora puede subir familiares gratis al crucero por lo que aprovecha para compartir algunos de sus viajes con sus tres hijos y su mujer.
El ahora animador de cruceros conoció a su mujer el primer año que trabajó en el barco. Ella había ido a pasear y se la conquistó desde el escenario. En ese momento ambos se estaban separando y decidieron vivir juntos.
Años antes, el cantante y su ex mujer se habían sometido a siete tratamientos de fertilización asistida y después de varios años lograron convertirse en padres.
Los trillizos tuvieron que entrar en neonatología por nacer ochomesinos y entonces su problema se hizo público: "Hasta ese momento todas las obras sociales tenían en letra chica que decía que no te cubrían los partos ni las cesáreas de chicos que hubieran nacido por fertilización, pero vos te enterabas cuando nacían. Tampoco cubrían los días de neonatología. Me cobraban a guita de hoy 10.000 pesos por chico, por día. Al mes, era un dineral lo que tenía que pagar, no tenía esa plata", cuenta Guido cada vez que se sube al escenario del crucero.
Por eso, ahora, el intérprete lleva a cabo una labor solidaria. Vende su disco al público y dona el dinero a organizaciones que se ocupan de las familias con hijos múltiples: "Voy a confesar la verdad. Antes de lo que me pasó con mis hijos no era un tipo solidario. Pero la vida me llevó por estos caminos", explica cada vez que ofrece sus discos a la venta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora