El museo Casa del General José de San Martín se encuentra ubicado en la calle de la Grande Rue número 113 de la ciudad de Boulogne-Sur-Mer, a 250 kilómetros de Paris y se puede llegar hasta allí en tren, ómnibus o automóvil.

San Martín llegó a esta ciudad en 1848, acompañado de su hija Merceditas y de su yerno Mariano Balcarce. Hasta entonces vivía en su residencia en Évry pero cuando estallaron los movimientos revolucionarios en París que concluirían con la abdicación de Louis-Philippe y la proclamación de la segunda República, decidió alejarse del conflicto. Hay teorías que afirman que San Martín buscaba llegar a Inglaterra por lo que se dirigió a la costa oeste, sin embargo otros afirman que al tener una propiedad en Francia decidió solo alejarse sin abandonar el país. El Tribuno estuvo allí para recorrer ese sitio lleno de historia, también nuestra, a miles de kilómetros de Argentina.

En Boulogne-Sur-Mer se encontró con un amigo quien le ofreció quedarse en el segundo piso de su inmueble (actual museo). Era Adolphe Gérard, abogado, periodista y director de la Biblioteca Municipal. Tuvo largas charlas con San Martín y escribió varios artículos sobre él.

El 17 de agosto de 1850 el general se despertó de mejor ánimo, ya que los días previos había empeorado su salud y pidió ser llevado a la habitación de su hija Merceditas. A las 15 de ese día falleció rodeado de sus familiares. Se conserva el reloj, que se detuvo a esa hora, como era costumbre de la época.

En abril de 1926 el gobierno argentino compró el inmueble y lo refaccionó durante dos años, inaugurándolo como museo en 1928. Funcionó a su vez como consulado hasta 1966. La casa pertenece al siglo XIX, tiene un sótano, planta baja y tres pisos. Cuenta a su vez con un jardín de invierno y un patio de honor.
Durante la visita al museo se realiza un recorrido desde la planta baja. Hay una biblioteca con más de trescientos ejemplares, vitrinas con más de 150 medallas, banderas de los países que liberó, uniformes militares de la época y una maqueta del cruce de Los Andes. Entre los numerosos muebles y artículos históricos se encuentra una réplica del sable corvo que San Martín había comprado en Inglaterra en 1811. El original volvió a Argentina.

En el segundo piso se puede ver la habitación donde vivió y la habitación que era de su hija, en donde falleció. Existe también una sala especial dedicada a Martín Miguel de Güemes.

El museo puede ser visitado de martes a sábados de 10 a 12 y de 14 a18. Más información en lacasasanmartin@gmail.com.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia