Los cuentos infantiles han evolucionado junto con la sociedad. Editoriales argentinas autogestionadas como Madreselva y Chirimbote dan cuenta del cambio de época y de paradigmas, desafiando viejos estereotipos. Chirimbote -que ya es conocida en Salta- trascendió las fronteras nacionales con su serie Antiprincesas y Antihéroes, una colección de biografías infantiles cuyos protagonistas se distancian diametralmente de las princesas y de los héroes de Disney. Este fin de semana los salteños podrán conocer en persona las propuestas de Madreselva, una editorial de Bs. As. nacida hace 8 años, como un emprendimiento de amigos, colaborativo y cooperativo. El sello hará una feria este sábado de 17 a 22, en Rivadavia 320.

"Somos parte del pelotón de editoriales que nacieron al calor del fenómeno de la Flia (Feria del libro independiente), una movida cultural que tomó las calles de varias ciudades exponiendo libros del autor y las editoriales a los lectores sin intermediarios, en espacios públicos. Y si bien comenzamos distribuyendo de mano en mano, en ferias y acontecimientos organizados por los movimientos sociales, a medida que fuimos creciendo, entramos a vender también en librerías", le contó Leonardo Rodríguez, editor de Madreselva, a El Tribuno.

Originalmente, Madreselva comenzó publicando libros de pensamiento anarquista contemporáneo, no clásicos. "Pero pronto fuimos publicando libros sobre temas que nos interesaban 'desde' una mirada libertaria -agregó Leonardo-. Así rápidamente la colección de libertarias se amplió con la de nacimiento y crianza, porque creemos que es posible pensar otras maneras de nacer".

Como no podía ser de otro modo, el punk entró naturalmente en otra de las colecciones de Madreselva y, finalmente, se sumó al catálogo la colección de libros infantiles, alejados de todo estereotipo, por supuesto. "Así, por ejemplo -anticipa Leonardo-, nuestra Cenicienta manda de paseo a su príncipe machista y haragán". Efectivamente, en "La Cenicienta que no quería comer perdices", cuarto libro infantil que publicó la editorial, el personaje pone en duda la vieja premisa de "vivir felices y comer perdices" de los cuentos clásicos y elige estar sin pareja, disfrutando sus días de manera creativa, gozosa y feliz.

"Nuestros libros infantiles suelen ser incómodos -resume Leonardo Rodríguez-. Un niño nace en su casa, con respeto y cariño. Una hermana acompaña el amamantamiento de su hermanito recién nacido en un clima de naturalidad (hoy día la mujer trabajadora difícilmente encuentra siquiera en su ámbito laboral que se respete su derecho a una hora de amamantamiento).

En otro de los libros un niña recibe en algarabía su primera menstruación, sin tabúes ni censuras", ejemplifica. El catálogo de Madreselva también incluye la colección Orlando, que pone en valor la producción de filosofía GLTB desde los márgenes, "desde las entrañas latinoamericanas", explica Leonardo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora