Carlos "Negro" Armatta no llegó a recibir este nuevo reconocimiento del Instituto Nacional del Teatro. Este incansable trabajador de las tablas tenía todo organizado para, a pesar de su frágil estado de salud, asistir al homenaje que se le iba a rendir mañana en el marco de la XXX Fiesta Nacional del Teatro. El Negro falleció hoy temprano, a los 72 años, en su casa y rodeado de sus afectos más cercanos. A pesar de que los años ya le venían pasando factura, como indiscutible ícono del teatro salteño que era, nunca dejó de recibir a las nuevas camadas de actores para brindarles una palabra de ánimo o un atinado consejo.
Nació en 1942 y fue un hombre de teatro con todas las letras. Se recibió como psicólogo en la Universidad Católica de Salta pero pronto se dedicó de lleno a su gran pasión por el arte escénico. Apasionado y crítico, se convirtió en figura representativa tanto del teatro tradicional como de las nuevas tendencias. Estudió en el Preparatorio de Arte Escénico del Teatro Estudio Phersu y dirección teatral en la Asociación de Directores Teatrales de Buenos Aires. Fue fundador, director y actor del Grupo Vocacional de la Universidad Católica de Salta. Integró varios grupos teatrales, como Grupo El Galpón, La Peña Española, Teatro Universitario, y N.N. En su extensa carrera actuó y dirigió varias obras y también fue reconocido con múltiples premios. Cabe destacar también su larga trayectoria en el radioteatro, donde fue parte de títulos que tuvieron gran repercusión.
Participó como actor en obras como: "Taxi compartido", "La Cenicienta, un amor de cuentos", (Teatro Espacio), "Los intereses creados" de Jacinto Benavente (Teatro Universitario), "MAO in Concert" (MAO), "Techos rojos para zapatitos blancos" (G.I.T.), "El coordinador" (Bajo Fondo Teatro), "Limpieza" (NN) y "Romance de las 7 a" (Creación colectiva), entre otras. Dirigió "Confesiones en el Barrio Chino" de Nicolás Dorr, "Crónica de un secuestro" de Mario Diament, "Locos de contento" de Jacobo Langsner, "El piloto" de Omar Pizzorno y "Eva y la muerte" de Patricia Focaccia.
En noviembre del año pasado, El Negro, ya había recibido un gran reconocimiento como actor y amigo del teatro salteño, en marco de la Fiesta Provincial del Teatro.
Los que llegaron a verlo en escena recordarán, seguro, el brillo de sus ojos y su luminosa sonrisa. ¡Hasta siempre!

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia