En audio un corazón que late fuerte y emocionado... En audio un tren que inicia su marcha y promete parar en varias estaciones. Comienza el show de Topa "¡Todos a bordo!", y la algarabía rebota en las paredes del Teatro Provincial.

"Cuando era niño yo dibujé un tren muy veloz, era un monorriel, soñaba de grande poder viajar, y le puse un nombre: Junior Express". "¡Hola, amigos! ¡Hola, Salta! ¡Hola, arriba! ¡Hola, abajo! ¡Un aplauso para todos ustedes que vinieron a vernos!", saluda Topa y absorbidos por la incredulidad de verlo, los niños alzan sus deditos de rosa para mostrárselo a papá y mamá. Sin la mediación de la pantalla, ese personaje que les hace compañía desde Disney Channel empezaba la celebración y les brindaba dos funciones a los niños salteños.

Las canciones se sucedían acompañadas de aplausos, aclamaciones y un público que cantaba parejito, llenando la sala de viva participación. La puesta en escena tenía un gran despliegue visual. Un tríptico de pantallas acompañaba los acontecimientos de "El juego de las verduras", "Junior Express", "Bichos" y "Todos a moverse", pero no solo allí se alojaba el color.

También un vestuario espléndido y contrastante replicaba los escurridizos pigmentos de los juegos de luces. "Topa, mi sueño se hizo realidad', dice un tal Juaco. Un beso, Juaco", leía Diego Topa desde un cartel hecho de letras recortadas.

"Le quiero mandar saludos también a la hermanita de Nachito, Marti, que está por acá. Él no pudo estar porque no lo dejaban venir al teatro, pero esta mañana nos pudimos abrazar", relataba luego, en referencia a un niño salteño con síndrome de Down, con leucemia, que ya pasó por 40 operaciones y cuyos padres contactaron a Topa por Twitter.

Embed


Alegría familiar
En primera fila, Gimena García (40) estaba cumpliendo años ayer, casualmente la misma edad que alcanzará Topa mañana, cuando se encuentre en Tucumán, continuando con la gira. A su lado sus hijas, Camila (10) y Lucía (6) Bilbao, bailaban sentadas y movidas por la música. "Me encanta, lo veo desde que era chica por la tele. Él es divertido, me enseña cosas nuevas y es bueno. No tiene drama en sacarse fotos con nosotros si lo esperamos a que salga del teatro", le contó Camila a El Tribuno. Las chicas estaban asombradas por la irrupción durante el tema "El baile de la selva" de un bailarín disfrazado de jirafa y en zancos.

Topa entraba y salía de escena abriendo el paso a los diferentes personajes como quien cede un turno de habla muy conveniente para desarrollar las coreografías. Los Rulos, Natalio, Doris y Francis, la adorable tripulación de Junior Express, se ganaban por partes iguales el cariño y acompañamiento de los chicos al entonar los éxitos propios como "Doris" y "Somos los Rulos".

Otra figura muy esperada fue el cocinero Arnoldo, quien antes de balancearse graciosamente con su tarantella increpó a Francis: "¿Topa dijo que usted sabe bailar danza árabe? ¡Mire que lo van a sacar dentro del Tribuno de Salta mañana!".

Gran recuerdo
La celebración seguía y algún que otro pequeño se dejaba ganar por la audacia y corría hasta el escenario para alcanzar a su ídolo. Sin embargo, los infantes eran ágilmente alzados por sus padres y llevados a sus respectivos asientos.

También en primera fila las hermanas Resina: Luciana (21), Florencia (26) y Natalia (29) habían asistido con sus hijos: Julieta (1 año y medio), Sofía (4), Juanita (3 años) y Mariano (8), y con Lázaro (4) y Nazareno (2). Los seis primos son fanáticos de Topa y algunos de ellos ya lo habían visto en vivo en el microestadio Delmi y el Teatro Provincial. "Julieta dice pocas palabras, pero una de ellas es Topa", contó Luciana, y la anécdota basta para explicar el inusitado éxito del capitán del Junior Express. A veces tenemos un trato tan frecuente con un artista que temprano le otorgamos nuestra confianza y es uno más de nuestra familia.

"¡Estoy respirando así porque no doy más por la altura!", decía Topa, quien se llevará otro grato recuerdo de Salta retenido en las pupilas. Un escenario colmado de niños ataviados con vinchas, empuñando banderas, de padres con el celular captando selfies y grabando microvideos. Pero las remembranzas más hermosas serán las infantiles. La noche salteña albergará el sueño de niños colmados de dicha y también el de Nachito, que ayer vivió un pequeño milagro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora