Las obras de la artista peruana María Elena Rodríguez La Rosa son un estallido de dinamismo, intensidad y color. Cuarenta y cinco de sus últimas producciones integran la exposición que se inauguró el pasado 6 de abril en la Fundación Salta (General Güemes 434), en el marco del XL Abril Cultural.
Se trata de 39 pinturas en acrílico y técnica mixta, y 6 esculturas en técnica mixta y de pequeño formato. En ellas, se destaca el predominio del trazo gestual, libre y la rítmica exploración en los terrenos del azar.
María Elena Rodríguez La Rosa vive actualmente en Lima (Perú). Allí estudió pintura al óleo en los talleres de la artista italiana Gina Vali, y dibujo con la reconocida escultora peruana Cristina Gálvez; escultura con Margarita Checa y pintura acrílica con Leslie Lee, ambos prestigiosos artistas peruanos.
En los últimos veinte años, la artista ha vivido en Suecia, China, India y Holanda. En cada lugar donde residió, se abocó con entusiasmo a la investigación de materiales y técnicas artísticas, así como al estudio de las culturas ancestrales. De esta rica confluencia nacen las obras de Rodríguez La Rosa, ubicadas por los especialistas dentro de los márgenes del expresionismo. "Considero que soy una artista totalmente libre en su creación, que no está sujeta a la rigidez académica", precisó la autora a El Tribuno.
Sobre las principales líneas de evolución de su obra, la artista remarcó que fue desarrollando el color "a través de los sentimientos y la elección de distintas técnicas trabajadas sobre lienzo, con el uso de la espátula y el pincel en pintura".
"En cuanto a escultura -agregó- he realizado obras en un formato menor utilizando alambre de cobre, alambre de aluminio, resinas, cera y porcelana al frío especialmente preparada en mi país, como resultado de mis investigaciones", señaló.
La muestra que Rodríguez La Rosa presenta en la Fundación Salta está conformada por pinturas y esculturas. El abordaje de diferentes disciplinas tiene que ver con el espíritu de búsqueda que caracteriza a la artista: "Me interesa investigar acerca de nuevas técnicas y materiales, así como profundizar en el conocimiento de culturas ancestrales", subrayó.
Los diferentes juegos cromáticos que la artista peruana propone en sus trabajos tienen que ver con el clima que le interesa transmitir: "Todo trazo en una obra sugiere sensaciones y sentimientos que se muestran para su libre interpretación. Estos se darán de acuerdo al momento que esté viviendo el observador. Mi interés al realizar mis trabajos es transmitir el momento que me ha tocado vivir mediante sentimientos y sensaciones, y a través de formas y colores", precisó.
Embarcada en el expresionismo abstracto, María Elena Rodríguez La Rosa pinta dejando fluir la expresión libre y subjetiva del inconsciente. De allí que la ejecución aparezca como un acto espontáneo, apasionado y encendido.
"Los colores puros que empleo son el reflejo de mi personalidad", concluye la artista.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora