La XIX Semana de Cine Argentino en Salta continuará hoy lunes con la presentación de destacados filmes y con la presencia de invitados especiales. Es el caso de María Luján Loioco y Mercedes Burgos, directora y actriz protagónica, respectivamente, de La niña de tacones amarillos, película que se proyectará hoy a las 20 en el Cine Ópera ($30) y mañana a las 22 en el Espacio Incaa del Hogar Escuela ($10).

La ópera prima de Loioco fue filmada en Tumbaya (Jujuy) y cuenta la historia de Isabel, una quinceañera que experimenta en carne propia las secuelas que suele dejar todo choque cultural. La directora recibida en la Universidad del Cine en Buenos Aires es también la autora del guión. "El primer germen del filme surgió a partir de la exploración de mi propia personalidad, de mis ideales y de mis características como mujer. Me preguntaba cuánto de mí realmente me pertenecía y cuánto era solo la respuesta a la sociedad donde nací.
Tenía cerca de 21 años. Seguí tirando de ese hilo y me llevó a mi adolescencia y pubertad, ese momento tan revelador para las mujeres cuando, además de vivir una transformación natural, se nos enseña de una cachetada nuestro lugar en el mundo. A fuerza de miradas, piropos y tocadas de culo que no pedimos descubrimos las posibilidades que despierta nuestro cuerpo en el otro. Y si bien al principio nos intimida y nos da vergüenza, después lo naturalizamos y podemos convertirnos en mujeres sumisas, prepotentes, rebeldes o putas. Pero todas esas posibilidades son una respuesta a esa primera mirada. Con el tiempo, con suerte, las vamos desarmando y redescubrimos quiénes somos realmente", contó la directora a El Tribuno.

Loioco conoció Tumbaya durante un viaje que había hecho a Jujuy para registrar imágenes para un programa de Canal Encuentro. "En ese momento el guión de Tacones aún era un proyecto lejano pero al llegar a Tumbaya quedé fascinada con el pueblo porque respondía de una forma realmente mágica a mi imaginario. En ese momento decidí que si en algún momento podía filmar la película lo iba a hacer en ese lugar". Y así fue. De una u otra manera, todos los habitantes de Tumbaya se involucraron con el rodaje que duró 4 semanas. "La experiencia fue bellísima y atravesó mi vida como un combo explosivo", confesó Loioco. La programación de la Semana puede consultarse en www.culturasalta.gov.ar.

Dirigir con respeto, transmitir con pasión

La niña de tacones amarillos desanda los días de Isabel, una adolescente de pueblo que vive en carne propia el choque cultural que significa la instalación de un gran hotel en el lugar apacible que la vio crecer. María Luján Loioco supo desde el primer momento que, a manera de cajas chinas, la llegada a Tumbaya de su equipo de filmación se equiparaba, de cierta manera, a lo que su película describía. “Se movilizó bastante la dinámica general del pueblo. Sin embargo, intentamos trabajar desde el respeto y nos comprometimos a mantener las formas del lugar: decidimos no hablarnos a los gritos en el set, no insultar e incorporar el silencio del lugar a nuestra dinámica de trabajo”, detalló la directora.

La niña de tacones amarillos es su primer largometraje y fue seleccionado en el 2010 por el INCAA como proyecto ganador del Concurso Opera Prima, consiguiendo gran parte de su financiación.

“Creo que el ideal de cualquier autor es producir algún tipo de reflexión o cuestionamiento en el espectador. La niña de tacones amarillos expone claramente una mirada acerca de la sociedad, el consumo, el machismo y los deseos. Pero esa mirada es la mía, me hago cargo de ella y no intento imponerla. La película deja varios espacios para que el espectador saque sus propias conclusiones”, subrayó.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora