De andar por París y hacer caso a la consigna de salir a pie o en bicicleta, podría haberse encontrado con una familia de ratones en los Campos Eliseos, entre la Plaza de la Concordia y Marigninan. Es que el ayuntamiento parisino convocó a la artista plástica salteña Sandra Segura a exponer durante el Día Sin Autos. Así, once esculturas de goma poliuretánica estuvieron a la vista de miles de parisinos y turistas durante la jornada elegida por los franceses para reducir la emisión de gases tóxicos provenientes de los automóviles, el 27 de septiembre.

"Obtuve una excelente recepción de mis esculturas y gran participación de franceses y turistas. Creo que tuvo que ver con que me animé a mostrar una obra singular, que coloqué en el piso, olvidando el glamour de los Campos Eliseos", dijo la artista a El Tribuno. "Y además siento que los ratones captaron permanentemente la atención y la alegría de los niños que manifestaron el disfrute y gozo con la exposición", contó Sandra.

Subidos en las bicicletas públicas de París, estos once ratones de poliuretano invitaron a la reflexión. Menos autos y más bicis. También más caminatas para contaminar menos y disfrutar más de los paisajes.
Sandra Segura tiene 44 años y hace cinco meses decidió radicarse en la "Ciudad de la Luz". Y no tiene tickets de regreso por ahora. "No sé cuándo vuelvo. Se extraña mucho a la gente, pero también disfruto mucho acá de las clases de arte que doy en talleres y de descubrir que la sencillez también despierta el interés de la gente", dijo durante la entrevista.

Hacia un sueño

Es un empezar de cero. Busca nuevos horizontes para desarrollar su arte y su vida, indisociables.
La artista proyecta quedarse un tiempo más en esa ciudad para aprender francés y continuar enseñando arte en instituciones escolares.

Y los sueños son un motor. Sandra tiene uno muy presente. "Me gustaría continuar desarrollando proyectos, vincularme con otros artistas y trabajar todavía más duro para poder cumplir mi sueño de tener una casa con mis hijos", dijo. "¿Qué es lo que me motiva día a día?", se pregunta a sí misma. "Felipe y Valentín", responde. Son sus hijos.

Mientras, vive en una casa muy agradable con una señora francesa a quien le enseña español. Ella, a cambio, le enseña francés. Viaja en tren a diario y escucha mucha radio para aprender más el idioma. Comparte mucho con amigos colombianos, franceses y españoles. Así se completa la postal de los días de una salteña que explora su creatividad en la "Ciudad de la Luz".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora