Dicen que la zombie walk es una "pacifestación", es decir, una reunión pública, festiva y pacífica. La caminata de los muertos vivos se realiza en nuestra ciudad hace cinco años y en el país hace once. A grandes rasgos, se fomenta el despertar de la conciencia social y la evolución hacia una sociedad mejor, por eso en todo el mundo se alienta a los participantes a colaborar con la donación de un alimento no perecedero para aquellos que lo necesitan.

El evento resulta muy atractivo porque el arte se manifiesta en todos los asistentes, que reproducen la putrefacción de la carne, el desgarro de la piel, los órganos expuestos y miembros amputados con riguroso detalle, dando un terreno interesante a quienes gustan de los efectos especiales, la fotografía y la acción espontánea.

Esta reunión fue organizada por Clan Fantasy, un grupo de aficionados al cómic, el terror y el animé. Uno de los integrantes de esta comunidad, Diego Farfán Busquets, le contó a El Tribuno que la intervención viene creciendo año tras año, tanto en producciones como en voluntades. De cien participantes iniciales en 2011 pasaron a contar más de mil en 2014.

Farfán Busquets invitó a la población a sumarse a las hordas de muertos vivientes que se arrastrarán por el centro de la capital. "Convertirse en zombie es fácil. Usamos técnicas básicas y eficaces de efectos especiales del cine. La gente se puede transformar en un obrero, un político, un médico, un skater o un payaso zombie. También en personajes ficticios como Mario Bros, por ejemplo", dijo. En esta edición pensaron en auxiliar a quienes no se dan maña para caracterizarse.

En el punto de partida, Belgrano y Balcarce, habrá maquilladores y se pondrá en venta sangre falsa. La caminata saldrá este domingo de la plaza Belgrano y recorrerá el centro hasta llegar al anfiteatro Cuchi Leguizamón, ubicado en el parque San Martín. Juntarán mercadería, ropa, revistas y libros para los hogares de ancianos San Vicente de Paúl y Cristo Rey.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora