Liberación, creatividad y diversión. ¿Quién no sueña con saber encontrar en sí mismo la expresividad de las distintas divas del cabaré? La sensualidad explosiva de Liza Minnelli, el magnetismo de Marlene Dietrich y la elegancia de Catherine Zeta-Jones. Actitud y "meterse en un papel" en un número de teatro musical. De eso se trata el burlesque. Yanina Giovannettii (32) llega a Salta esta semana con esa propuesta. En diálogo con El Tribuno refiere que el origen de este sensual modo de baile es controversial y no puede situarse con especificidad en un determinado periodo de la historia.

"Hay una leyenda que dice que el burlesque nace del teatro. A una actriz del 1800 se le salió un cuello en pleno escenario y ella lo arrojó a un costado. La gente la ovacionó porque le había podido ver el cuello. Esa escena se fue repitiendo hasta que fueron sumándose prendas que se quitaban en los espectáculos", relata. A su vez, el número sobre burlesque era infaltable en las compañías familiares circences. Yanina añade que el consenso ubica su nacimiento en Inglaterra en el siglo XVIII, su desarrollo en Estados Unidos y en este momento la base se encuentra en Las Vegas. "Hay imágenes relacionadas con el burlesque sobre todo en el freak show.

Estaban las fotos que rozaban lo pornográfico, aunque eran mujeres que mostraban los tobillos. Luego la cuestión del streap que se convierte más tarde en el streap tease", agrega. El desnudarse continúa siendo una cuestión tabú, incluso en una época de espectadores cautivos de un programa que en horario central muestra bailarinas desprejuiciadas. Sin embargo, Yanina hace una diferencia entre lo sensual y lo sexual. "Yo creo que lo sensual hoy no está mal visto, sino que, directamente, no está visto o se asocia a determinado tipo de mujer. Se asocia lo sensual a quien es lindo y no es así; pero uno puede ser sensual no importa qué forma física tenga o qué número esté presentando", sostiene. También apunta a una mirada condenatoria de los bailes en que la mujer danza libre y sublime empleando sus atributos físicos. "Está mal interpretado porque si te ven en portaligas piensan que una anda por la vida trabajando en la prostitución y no está mal ser sensual y pasarla bien, siempre que esté bien hecho porque hay que reeducar al espectador", opina.

La historia

Al buscar asociaciones semánticas se puede rastrear que "burlesque" deriva del término italiano burlesco, que significa burla. "El burlesque surge como un estilo literario enfocado en la ridiculización de corrientes literarias y los ejemplares literarios socialmente glorificados. El burlesque dramático surge como una evolución del burlesque literario, que consistió en su adaptación a la obra teatral durante la primera mitad del siglo XIX. Más tarde se trasforma en un estilo de arte escénico que se vale de la parodia y la exageración de rasgos para ridiculizar un tema", instruye Yanina. Su identidad de estilo teatral lo hace compartir características con otros formatos contemporáneos del teatro de variedades de la era victoriana. Así se relaciona con espectáculos similares como el vaudeville americano, el cabaré francés, la pantomima y el music hall británico. Con el pasar de las décadas ganó terreno un contenido más erótico en el que se presentan actos artísticos y performances variadas que involucran la sensualidad, al que se denomina neoburlesque.

"Este nuevo estilo de espectáculo tiene un gran contenido sensual en el que se recurre usualmente al desnudo total, semidesnudo, humor negro, chistes sociales, glamorosidad, extravaganza. Participan ambos géneros, muchas veces realizando números a dúo", clarifica Yanina. Ella cultiva más un estilo vintage o retro, en el que prima lo sensual. "Cuando uno es sensual crea una fantasía, el espectador desea lo que está viendo, mientras que lo sexual es más explícito. Dentro de lo sensual hay movimientos que son bastantes sexuales, pero al haber trabajado desde la sensualidad disminuye esa carga", afirma. Sin embargo, en una sociedad dispuesta a juzgar cuerpos no perfectos danzando sugerentes y en la que coexisten medios de comunicación social que muestran cuerpos que no existen en la naturaleza, se debe partir de la confianza, la autoestima y el empoderamiento del propio aspecto.

"Trabajamos la autoestima, la ironía y el divertirnos con nosotras mismas. Vamos creando un personajes en base a lo que nos haga sentir cómodas. Cuesta mucho verse y aceptar lo que nos toca y ya de antemano las mujeres ven cosas que creen que no van como la celulitis; pero existen mujeres como Dirty Martini cuyas formas son muy conocidas en todo el mundo. Ella trabaja con su cuerpo, que es lo más anticonvencional. Es una cuestión de actitud, por ello hay que amigarse con el propio cuerpo", concluye.

Burlesque básico


No quedar desnudo. La premisa es ser sensual sin mostrar las partes íntimas.

Sus pasos base para generar alto impacto son el bumps and grinds y el shimmy shake.

Cobra relevancia el tiempo que se dedica a sacarse una prenda para generar deseo y fantasía en el espectador.


Quién es

Yanina Giovannetti (32) es realizadora audiovisual y licenciada en Comunicación Audiovisual. Conoció el burlesque de adolescente y en 2007 tuvo su primer contacto directo con este género durante un viaje a Italia. En Europa se formó con artistas internacionales como Cleo Viper. En 2015 abrió su escuela Burlesque Argentina. Academia de Burlesque, con sede en Rosario de Santa Fe. "Siempre estudié teatro y danza, y soy una amante de lo extravagante. Con el burlesque descubrí que es un género que tiene todo esto. Pero lo que más me sedujo es el poder ser nosotras mismas y no buscar parecernos a nadie. Practicando esta danza se puede respetar nuestras formas corporales y nuestros gustos, y a partir de eso realizar shows muy diversos", señala Yanina. Ella le puso altos objetivos a su Academia de Burlesque. Propone a sus alumnos que conozcan este antiguo arte de la sensualidad y descubran ritmos y estilos nuevos asociados al mundo del burlesque. Ella busca formar mujeres y hombres seguros de sí mismos que puedan permitirse jugar con su sensualidad, a un nivel tanto personal como profesional.

También quiere descubrir talentos capaces de representar el burlesque argentino en festivales nacionales e internacionales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora