Es la actuación de Beau Dermott, de 12 años, interpretando la canción "Defying Gravity" del musical Wicked, en el concurso televisivo "Britain Got Talent".

Ella llega al escenario y parece tan sólo una inocente pequeña niña, pero desde los primeros segundos deja impactada a la audiencia con una poderosa voz que parece casi salida de otro cuerpo.

Tan apoteósica fue su interpretación que el público entró en éxtasis y los jueces decidieron premiarla con el "Golden buzzer", una distinción que sólo se da una vez por temporada.

Tenés que ver la excitación general que generó su poderosísima voz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora