La cocina de los Carraro es también espacio de piruetas, giros y ejercicios de elongación. Cada cuarto de ese hogar lo es. Es que Cecilia Carraro, una joven bailarina de 14 años, aún cuando está en casa, no para de bailar. A la observación la hacen su abuela "la Peti" y su mamá, Silvia. Y el acontecimiento familiar más importante de las últimas semanas es que ganó una beca para tomar clases en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Así es que el 29 se trasladará a Buenos Aires, junto a sus abuelas, que se turnarán para acompañarla en esta nueva etapa de su vida.

Cecilia baila desde los cinco años. Comenzó en la academia de Eleonora Díaz Spaventa, su primera maestra. Más adelante se formó el Ballet de la Provincia de Salta, que contaba con un ballet para niños al que ingresó Cecilia junto a otras compañeras con quienes hizo una amistad. Escucharon hablar de la academia de danzas Numen y asistieron juntas a un curso de verano, tomaron clases con la maestra Andrea Montero y no paró de bailar.

En una entrevista con El Tribuno, Cecilia contó que en reiteradas oportunidades fue a Buenos Aires a tomar clases en seminarios y cursos. "Allí me di cuenta de que en Buenos Aires es mucho mejor el nivel de danzas que acá. La opción era entrar al Teatro Colón, a la escuela y estudiar allá", contó Cecilia. Así fue que el año pasado audicionó y quedó como becaria. "Ahora ¡a probar! Pero no me cae mucho la ficha", dijo. "Me dijeron que es un lugar muy lindo que da muchas oportunidades de que te vean personas que te pueden abrir otras puertas", dijo.

Silvia, su mamá, contó que esta nueva etapa en la vida de Cecilia implica muchos cambios para la familia. Incluso un sacrificio económico porque la beca solo cubre las clases, pero no los gastos de estadía, alimento, uniforme, ni transporte. Mientras tanto, Cecilia toma clases con el bailarín del Ballet de la Provincia, Johnny Balon, y la bailarina Virginia Solís, además de su maestra de toda la vida, Andrea Montero.

"¿Pensás dedicarte toda tu vida a la danza?". "Es difícil, muy pocos llegan. Me encantaría, sería alcanzar un sueño pero todavía no se qué va a pasar con mi vida (se ríe)".

"Lo que más disfruto es el escenario. Me encanta bailar en un escenario, aunque sea en un papel chiquito. Es una manera de expresar lo que uno siente", concluyó la pequeña y gran bailarina antes de que, en poquitos días, se vaya a dar sus mejores pasos al Teatro Colón.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora