Recientemente la Dra. Cristina Bianchetti, una de las primeras historiadoras e investigadoras salteñas, recibió en Buenos Aires el premio Eduardo Mallea en la categoría ensayo, que otorga el Ministerio de Cultura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
La obra ganadora se titula "Tras los rituales de Pachamama" y aborda el significado especial que la Madre Tierra posee en el Noroeste argentino y en el mundo andino en general.
El trabajo trata sobre la historia de la veneración de la Pachamama en el mundo andino, así como las deidades relacionadas con la Madre Tierra, especialmente aquellas defensoras de la naturaleza y las que equilibran la vida humana.
El ensayo ganador resultó de un arduo y complejo trabajo realizado por Bianchetti a lo largo de 40 años.
"El trabajo trata sobre la importancia de la Pachamama en las comunidades del Noa y del mundo andino. Una particularidad es que sus deidades son duales, es decir hombre y mujer. Por ello, también trato El Pachatata o Padre Tierra", cuenta Cristina Bianchetti a El Tribuno,
El ensayo será publicado en septiembre próximo por la editorial salteña Hanne.

¿Quién es?

Licenciada en Historia, se especializó en estudios antropológicos interculturales, sobre todo en etnopsiquiatría y etnomedicina.
Se interesó especialmente en la medicina tradicional empleada en el mundo andino y sus creencias, que constituyen un complejo sistema cultural.
Egresó en la primera promoción de la Universidad Católica de Salta, en 1970, y fue una de las primeras mujeres salteñas en dedicarse a la investigación. Trabajó en la Universidad Católica de Salta y en la Universidad la Nacional de Salta.
Se desempeño durante 20 años como investigadora del Conicet (1977 - 1997) y como docente universitaria. En 2004 recibió la Mención Especial en Folclore, en los Premio Konex.
Si bien se jubiló en 2012, sigue adelante con trabajos de investigación de manera particular.

La Madre Tierra

El culto a la Pachamama se realiza durante el mes de agosto en todo el mundo andino, desde Perú hasta el norte de Argentina y Chile. Simboliza a la Madre Tierra que protege todo lo creado y posibilita la vida.
Las ofrendas consisten en alimentos, hojas de coca y bebidas, que se colocan en un pequeño pozo cavado en la tierra, para pedir prosperidad y agradecer por todo lo recibido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora