Mane Guantay es salteña, radicada en Tucumán, y hace tres años decidió establecer un diálogo entre su producción artística y las colecciones de diferentes papeles impresos que su madre, María "Coyi" Argañaraz, viene armando desde 1990. A través de la exposición "Archivo y recolección... peligro de acumulación", la artista intenta darle forma a las obsesiones que mueven a las personas que se dedican a guardar objetos con pasión, pulsión o devoción.

La muestra de Mane Guantay será inaugurada hoy a las 19, en el Museo Histórico del Norte (Cabildo), ubicado en Caseros 541. El proyecto nació en 2013 y, desde entonces, su autora comenzó a mostrarlo en diferentes museos de la región.

Para Guantay, los genes del coleccionismo surgen -quizás- cuando compramos nuestro primer álbum de figuritas a la salida de la escuela. En algunas personas el gen se diluye pronto bajo el peso de las ocupaciones; en otras, en cambio, esos "archivos" -muchas veces antojadizos e inservibles- se vuelven memoria sociocultural al tiempo que hilvanan un discurso muy personal. "Archivo y recolección... peligro de acumulación" cuenta con la curaduría de Cecilia Quinteros Macció. La muestra ya fue presentada en el Museo Timoteo Navarro de Tucumán y en el Museo Laureano Brizuela de Catamarca.

La exposición presenta la colección de María Argañaraz, compuesta por más de 90 carpetas con papeles impresos de distinto tipo, organizados por categorías. A este material se suman tres instalaciones de Mane Guantay y un happening que se realizará esta tarde, cuando se inaugure la muestra. Sobre su pasión por el coleccionismo, Argañaraz repasó: "Comenzó en enero de 1990, arreglando los papeles de los regalos que uno recibe para Navidad. Me dio pena tirarlos y decidí guardarlos. Corté pedacitos y los acomodé dentro de varios libros. Pronto esos libros se hicieron muy altos y ya no los pude guardar, así que empecé a pegar los trocitos de pepeles en álbumes. Los ordenaba por colores, por diseños...".

Después se agregaron nuevos álbumes con más colecciones de papeles varios, como etiquetas de cigarrillos, estampitas, estampillas, tarjetas, sobresitos de azúcar, envoltorios de caramelos, etc. "Son cosas que el común de la gente tira y pero a mí me resultan muy interesantes", señaló la coleccionista y madre de la artista. Argañaraz aclaró, no obstante, que su afición no pasa por "acumular como la urraca": "Coleccionar es otra cosa. Lo hago por placer. Es una pulsión que no se extinguirá jamás", aseguró.
La muestra "Archivo y recolección... peligro de acumulación" incluye la obra "Colección de incompletos", que reúne diferentes objetos por una única característica en común: el tamaño. Se trata de miniaturas y objetos pequeños. La obra "59", en tanto, está compuesta por 59 piezas de una colección de instrumentos musicales que la artista compra para este proyecto y que desde 2012 están en sus empaques originales. La obra "Los recolectores" es una colección de retratos de otras personas que contribuyeron a la colección de Argañaraz, cediéndole sus propias series.

"La idea surgió a partir de pensar mostrar la colección de mi madre -explicó Mane Guantay-. Pensé en exponer lo que ella hace y buscar conexiones o genealogías con mi relación con los objetos y mis pulsiones acumuladoras. Es decir, pensar sobre colecciones y archivos desde las artes visuales", señaló la artista. La muestra aborda el tema de las colecciones particulares e ilustra la obsesión que tiene el ser humano de coleccionar objetos que tienen un valor muy personal. El espectador podrá ver en las diferentes obras obsesiones con las que se podrá sentir identificado o no, pero que en conjunto interpelan acerca de la pulsión consumista y el sinsentido de acumular, tan arraigado en la sociedad actual.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora