La obra transcurre en un taller textil en el barrio de Flores de Buenos Aires, donde trabaja un boliviano en condiciones de esclavitud. Un coreano dueño del taller y una porteña en Londres complementan el triángulo de inmigrantes. El grupo Espacio In-Verso que dirige el director y actor cubano radicado en Salta Idangel Betancourt vuelve a subir a escena esta noche, a las 22, con el unipersonal "Nadie, pieza para un vestido, un actor y un maniquí".
La función será en la sala Mecano de la Casa de la Cultura (Caseros 460) en el marco del ciclo Ay Teatro! La entrada general tiene un valor de $80 y está a la venta en la boletería.
"Nadie surge de un hecho real", contó el actor. "Una amiga que tiene un negocio de serigrafía encontró en uno de los moldes de una gorra un escrito en chino. Le pedimos al dueño de un súper chino que nos tradujera, y nos explicó que era la presentación de alguien que le pedía casamiento a otra persona. Intuimos que era un operario pasándole un mensaje a escondidas a una compañera, mientras trabajaban. La imaginación podía dispararse a cualquier lugar, pero enseguida apareció un hecho más contundente en las noticias internacionales. En junio de 2014, los medios dieron a conocer que una galesa llamada Rebecca Gallagher adquirió una prenda en Low Cost, Primark, y cuando fue a consultar cómo se podía lavar, halló en la etiqueta el mensaje de un empleado en contra de la empresa textil. El mensaje literal, rezaba: 'Forced to work exhausting hours'. Además de la clara denuncia, algo en esta historia me tocó una condición cercana, la de ser un isleño, en mi caso cubano, donde la escritura ha sido una manera de tirar un mensaje al afuera".
Sin embargo, fiel al estilo de localización de Idangel Betancourt, la obra transcurre en un taller textil en el barrio de Flores, en Buenos Aires, donde trabaja un boliviano en condiciones de esclavitud. Un coreano dueño del taller y una porteña en Londres complementan el triángulo de inmigrantes.
"No fue difícil localizar el conflicto", explicó. "El problema de la explotación dentro de la industria textil, sumado a la trata de personas en Buenos Aires forma parte de la agenda de los medios a partir del incendio en 2006 de un taller textil en Luis Viale 1269, en Caballito, donde murieron cuatro menores y dos adultos de nacionalidad boliviana que no lograron escapar del humo y las llamas. Ellos integraban un plantel de 64 esclavos textiles que estaban bajo el régimen de 'cama caliente'".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora