Una mujer independiente, resuelta y seductora es blanco de miradas prejuiciosas que la condenan por no acatar las buenas formas. La juzgan mal hombres y mujeres: el machismo funciona como un lastre de movimiento pendular. La trama, que tranquilamente podría ambientarse en este siglo, fue escrita en 1936 por Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, y musicalizada por Pablo Sorozábal, tres destacados autores líricos españoles. El resultado de ese entramado de letra y música fue una zarzuela que bautizaron La tabernera del puerto. El romance marinero será estrenado en el Teatro Provincial de Salta este viernes, a las 21, y reeditado el domingo a las 19, en el mismo escenario.

La obra es una producción íntegramente local, organizada por el Gobierno de la Provincia de Salta a través del Ministerio de Cultura y Turismo, la Secretaría de Cultura de la Provincia, el Instituto de Música y Danza y la Cooperadora Asistencial del Hospital Oñativia.

El espectáculo, que ya forma parte del calendario artístico de Salta, contará con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Salta bajo la dirección del maestro Cristóbal Soler, director musical del Teatro de la Zarzuela de Madrid (España) y del Estudio Coral del Instituto de Música y Danza, a cargo de Luciano Garay.

La responsabilidad de poner la historia en escena, como así también de diseñar la escenografía y el vestuario, en esta oportunidad estuvo en manos del director Jorge de Lassaletta. Los carriles de su propuesta escenográfica corrieron paralelos a la contemporaneidad intrínseca de la obra. "Esta puesta intenta ser una actualización en cuanto a lo visual y en lo referente a la corporalidad. Los temas centrales son el machismo y la opresión y, precisamente, el mayor desafío de la puesta fue lograr un tratamiento acertado de la mujer", anticipó el director a El Tribuno.

La tabernera del puerto es una zarzuela en 3 actos. Fue estrenada el 6 de abril de 1936 en el Teatro Tivoli de Barcelona. En la versión que se verá en Salta, y pasada por el tamiz estético de Lassaletta, el romance marinero adquirirá ribetes originales. "La historia transcurre en un puerto, pero en la puesta que imaginé el puerto no es un anecdotario escenográfico de bastidores pintados", manifestó el director. Efectivamente,

La tabernera que subirá a escena en el Teatro Provincial incorpora elementos y tecnología actual para recrear un entorno donde se mecen olas, conflictos, barcazas, amores y alcohol. Lassaletta utilizó como punto de partida de la puesta los conteiners que forman parte del paisaje del puerto de Buenos Aires. En esas estructuras metálicas se desarrollan la acción y el canto. Pero en lugar de rústico mobiliario y grandes barras de hielo, la escenografía incorporará sillas de lona, heladeras comerciales y la bebida que circulará de mesa en mesa en la ruidosa taberna será -en lugar de alguna más típicamente española- la popular cerveza.

Como temas más anecdóticos, la zarzuela de Pablo Sorozábal también aborda problemáticas transversales como el tráfico de cocaína, el alcoholismo y el hastío en el matrimonio. "El eje del relato es el encuentro amoroso, pero toda la obra está atravesada por ese concepto prejuicioso acerca del cuerpo femenino y de la seducción que aún subsiste", precisó Lassaletta.

El director precisó además que el texto que se representará en nuestra provincia no será el original, que nació escrito en verso. "Es una versión donde predomina la prosa y tiene solo algunas referencias auditivas al verso", contó.

Ante la consulta de por qué la zarzuela no pierde vigencia, el director afirmó: "Lo que está bien hecho pervive, ya sea que se haga tradicionalmente o no. Todo en la obra tiene que estar afinado y debe generar emociones desde lo musical y desde lo escénico. Es lo que anhelamos en este caso", concluyó.

Una producción salteña

Desde comienzos de año el Instituto de Música y Danza, junto al Teatro Provincial de Salta, trabajaron en la realización de La tabernera del puerto.

La pieza que reeditará la ya tradicional temporada de zarzuelas en Salta contará con la participación de las reconocidas figuras del género lírico: Laura Rizzo (soprano), en el rol de Marola; Luciano Garay (barítono), en el rol de Juan de Eguía; Fernando Chalabe (tenor), en el rol de Leandro; Juan Pablo Labourdette (bajo), en el rol de Simpson; Fabiola Masino (soprano), en el rol de Abel; Juan Feico (barítono), en el rol de Chinchorro; Leonardo Menna (barítono), en el rol de Ripalda; Constanza Díaz Falú (soprano), en el rol de Antigua, y Sergio Wamba (bajo), en el rol de Verdier. También participará Carlos Agostini en el rol de Fulgen e integrantes del Ballet de la Provincia de Salta en roles secundarios.

La acción se desarrolla en el puerto de la ciudad imaginaria de Cantabreda, donde se encuentra la taberna de Marola. La protagonista es una mujer enigmática y seductora. Nadie sabe su origen y se tejen mil versiones acerca de su vida amorosa. Las mujeres del pueblo la rechazan porque vuelve locos a todos los hombres, pero su único amor es Leandro, con quien se reunirá finalmente después de una serie de conflictivos episodios.

El diseño de iluminación de la puesta en Salta es una creación de Betina Robles. La realización de la escenografía, en tanto, es de Silvina Ortiz y el equipo de maquinistas y técnicos del Teatro Provincial. La realización artística lleva la firma de Guillermo Pucci. El vestuario fue realizado por modistas locales, coordinadas por Inés Montanarini y Raúl Aquenes.

Las entradas están a la venta la boletería del teatro (Zuviría 70): $70 platea preferencial; $60 platea; $70 palcos y $50 pullman y superpullman.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia