Dándose la mano y saludando con unas amplias sonrisas a los miembros del Patronato del Teatro Real de Madrid, del que el escritor forma parte, Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler formalizaron en ese marco su primera aparición oficial como pareja en España, aunque días antes se habían dejado ver como pareja en un acto celebrado en la ciudad de Nueva York, ya que el literato imparte clases en la Universidad de Princeton, de esa ciudad estadounidense.

La presentación pública de su relación en la capital española fue con motivo del estreno de la ópera "Roberto Devereux", de Donizetti, en la gala de apertura de la temporada en la que el Real madrileño cumple 200 años.

La entrada, aunque fue por una puerta lateral, se recibió con gran estruendo de flashes y micrófonos, en la que aparecieron, él con traje oscuro y camisa blanca, de corte clásico; y ella luciendo un vestido negro de media manga, con escote en pico en la espalda ribeteado de cuero y portando unos zapatos de estampado "patchwork". El pelo lo llevaba suelto y, como complementos, portaba unos collares cortos.

Así se materializaba el acto social más relevante de la pareja considerada como una de las más sorprendentes del año que finaliza: el Premio Nobel de Literatura 2010, natural de Arequipa, Perú, y con la doble nacionalidad peruana y española; y la ex modelo filipina que estuvo casada con el cantante Julio Iglesias, con el Marqués de Griñón y que enviudó en 2014 del político y economista ex ministro de Hacienda de España, Miguel Boyer.

Pero una relación de relumbrón con personajes del ámbito hispano no lo es, del todo, si no está rubricado en la revista por excelencia del corazón "Hola", en la que se ha mostrado en numerosas ocasiones la filipina que durante muchos años mantuvo la catalogación de "la reina del papel couché" en España.

Así pues, para certificar el amor de la pareja, la ex modelo nacida en Manila concedió una exclusiva a la mencionada publicación en la que aseguraba que "están muy seguros" de su relación" y que el escritor, "a pesar de no estar acostumbrado a leer cosas que no son ciertas, sabía en lo que se metía". Aunque también matizaba que ambos mantenían una relación de amistad que duraba más de 20 años.

BIEN ADAPTADOS

Isabel Preysler también indica en esa entrevista que el escritor "se ha adaptado muy bien a la situación y hace esfuerzos por sobrellevar la intrusión mediática", aunque reconoce que el escritor "no está acostumbrado a la persecución de los periodistas".

En sus declaraciones también dejaba claro que "no queremos perder ni un minuto" y que espera que la relación tan particular que han iniciado "sea larga, duradera y feliz", para repasar, posteriormente sus primeras vacaciones juntos en el Caribe, de las que dijo "fueron maravillosas y en las que hemos empleado el tiempo para conocernos mejor".

Por su parte, el veterano escritor de 79 años presentó, ante la sorpresa de algunos de sus familiares más directos, la demanda de divorcio a su esposa, Patricia Llosa, en España, indicando que no iba a hacer ningún tipo de declaración al respecto, según informaron fuentes próximas al literato. Vargas Llosa y su prima Patricia Llosa habían celebrado el pasado mes de julio sus 50 años de casados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora