Los salteños desde los primeros días de este año pueden disfrutar por las noches de películas en la cima del cerro San Bernardo y de yapa gozar de una postal de la ciudad capital en todo su esplendor.
Las proyecciones del Cine Móvil de la provincia han acaparado la atención de la gente, que encuentran en esta iniciativa una propuesta distentida, desestructurada y muy entretenida. Además, es gratuita, un dato no menor por estos tiempos que corren de billeteras harto delgadas.

Sentados en las escalinatas de piedra del Mirador, tanto salteños como turistas se deleitan con sus películas favoritas, proyectadas con alta definición de imagen y excelente calidad de sonido.
La cita es todos los viernes a las 20.30 y la cartelera, en este ciclo se basada esencialmente en títulos del género comedia.

Ivana L. Bravo, una atractiva vecina de la zona del Monumento al General Martín Miguel de Güemes, le contó a El Tribuno: "Llegamos de la mano al Mirador con mi marido Lucio. No estabamos enterados de las funciones del Cine Móvil. Nos sorprendió gratamente la propuesta, ya que la noche estaba bárbara, con un clima estupendo que nos permitió disfrutar de la película y del paisaje de nuestra hermosa ciudad".

Siguiendo con su relato, la joven capitalina de 24 años recordó: "A mí me toco en suerte ver 'Ni un hombre más', un filme muy divertido que cuenta la historia de un encargado de hostería en la selva de Iguazú, que por cierto me hizo acordar a Lucio. La propuesta de proyectar películas en el cerro está copada".

"Cómodos como en casa"

Ivana agregó: "Al igual que en casa, la gente se acomoda con sus viandas cargadas con sandwiches de jamón y queso, snacks de los más variados, galletitas sabor pizza y hasta reposeras, para estar más cómoda durante las proyecciones. Es un ambiente familiar y divertido".

Durante este primer ciclo ya se proyectó el filme "Vóley", de Martín Piroyansky y "Ni un hombre más", de Martín Salinas. Resta presentar, de acuerdo a la agenda, "Sin hijo", de Ariel Winograd y "Los Marziano", de Ana Katz.

Cada viernes al anochecer, cuando el Telesférico deja de funcionar y parece que la actividad se esfuma en la cima del San Bernardo, se encienden nuevemente las luces y el color y la alegría renacen en la pantalla del Cine Móvil, que cada semana acapara la atención de más salteños que pueblan las escalinatas del mirador, para disfrutar de un filme al aire libre y del espectáculo que ofrece la ciudad desde lo alto.

Fin de un ciclo, inicio de otro

Ivan Slosky, director de Audiovisuales del Ministerio de Cultura y Turismo, anticipó que una vez que concluya el ciclo de comedias, a fines de este mes, se iniciará un nuevo programa de proyecciones.
"La idea es continuar en marzo y abril. Esto lo evaluamos por la gran respuesta del público a la propuesta. Cada proyección reúne a cerca un centenar de espectadores. Siempre que el clima acompañe, vamos a seguir en la cima del cerro ofreciendo películas de primer nivel", comentó Slosky.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia